La Autovía de Alba se dilata en una CL-510 que sumó tres muertos más

No es una demanda injustificada. Alba de Tormes necesita la autovía. La carretera que comunica esta localidad con Salamanca, la CL-510, fue la más peligrosa de la provincia en 2010. Los tres accidentes mortales ocurridos sobre su asfalto así lo atestiguan.
J. R.

El primero de los siniestros sucedió el 8 de abril en el término municipal de Calvarrasa de Arriba. Un anciano de 79 años murió tras chocar contra su vehículo un turismo conducido por un varón de 31 años que había provocado instantes antes un altercado público en la urbanización El Encinar. La CL-510 ha asistido a otro par de tragedias. El 24 de octubre falleció en el Hospital una niña de dos años que había resultado herida de extrema gravedad en un accidente que tuvo lugar tres días antes. El siniestro surgió también en Calvarrasa de Arriba y, de nuevo, tras colisionar dos vehículos, en uno de los cuales viajaba la pequeña junto a su abuela. La carretera de Alba de Tormes se tiñió otra vez de luto hace apenas dos semanas. Un joven de 23 años perecía tras salirse de la calzada en Anaya de Alba. Ninguna otra vía, ni principal ni secundaria, ha sido testigo de tres accidentes mortales en 2010.

El desdoblamiento de la calzada se presenta como el paliativo ideal para corregir esta sangría de vidas. La Autovía de Alba de Tormes forma parte del Plan de Carreteras 2008-2020 de la Junta de Castilla y León. Sin embargo, en la entrada de 2011 aún parece un proyecto demasiado lejano en el tiempo para responder a las actuales peticiones vecinales. De momento, la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León ha consignado para los Presupuestos de este año fondos para la redacción del estudio informativo de trece autovías en la Comunidad, entre ellas la de Alba. Este trámite cuenta con una partida de 191.558,84 euros. El Gobierno regional adjudicó en octubre a la empresa Técnica de Proyectos S. A. la elaboración del estudio con un plazo de ejecución de 28 meses. Hablaríamos ya de 2013. El director regional de Carreteras, Luis Alberto Solís, admitió recientemente en la Comisión de Transportes e Infraestructuras de las Cortes que resulta incluso “imposible” determinar fechas y plazos para construir las autovías.