La AUGC denuncia represalias contra un agente de Salamanca por multar a un amigo de sus jefes

La Asociación de Guardias Civiles señala que los hechos se produjeron en enero de 2014, cuando el agente interceptó un vehículo de una autoescuela de Salamanca por no hacer uso el conductor del cinturón de seguridad. Acto seguido, el multado fue a la Comandancia para que le retirasen la sanción.

Un agente de la Guardia Civil de Tráfico perteneciente al Subsector de Tráfico de Salamanca ha sido imputado tras denunciar a un conductor de una autoescuela que no hacía uso del cinturón de seguridad y que, al parecer, era amigo de los jefes del denunciante.

  

Los hechos, tal y como asegura la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) a través de un comunicado, se produjeron en enero de 2014, cuando el agente interceptó un vehículo de una autoescuela de Salamanca por no hacer uso el conductor del cinturón de seguridad.

  

El agente confeccionó el correspondiente boletín de denuncia, tras lo cual el conductor del vehículo se citó directamente en la Comandancia con un capitán con el que al parecer tiene buena relación. AUGC sostiene que este capitán, sin más dilación y saltándose todos los protocolos, se citó a su vez con el capitán del Subsector de Tráfico y tras ese encuentro el agente autor del atestado fue imputado, si bien el juzgado archivó el expediente de inmediato.

  

Pese a ello, los superiores expedientaron al agente por una falta grave y otra muy grave al régimen disciplinario de la Guardia Civil, que también han sido archivados.

  

La AUGC denuncia que el conductor de la autoescuela tiene buena relación con un capitán de la Guardia Civil de Salamanca, como así lo afirma el propio denunciado en su declaración, en la que apuntó que "básicamente no quería pagarla", y por eso acudió a la Comandancia ya que tenía buena amistad con un mando.

 

VULNERADA LA LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS

  

La asociación critica además que el instructor de las diligencias plasma en ellas el nombre, apellidos, DNI y el domicilio del Agente, así como su vehículo particular y matrícula del mismo, con lo que el denunciado ha tenido acceso a toda esta información, "quedando con ello vulnerada la Ley de Protección de Datos, así como su seguridad y la de su familia".

  

Por todo esto, y sin existir ningún tipo de prueba, se suspendió al agente a tres meses de funciones, vulnerando su profesionalidad y su credibilidad, y ello a pesar de que el afectado lleva más de veinte años de servicio en el Cuerpo con un expediente inmaculado, según censura AUGC.

  

Ante ello, la asociación exige que los mandos que han cometido este "grave atropello" con el agente, "vulnerando todos sus derechos", sean investigados y su actuación no quede en la impunidad a la que tan acostumbrados nos tiene la Guardia Civil cuando se trata de mandos de alto rango del propio Cuerpo".