La Audiencia Provincial condena a 84 años de prisión al hombre que apuñaló a 10 personas en Ibiza matando a una de ellas

La Audiencia Provincial de Palma ha condenado a 84 años de prisión a Mohamed E.B., de nacionalidad marroquí y 44 años tras declararle culpable de un asesinato consumado y nueve intentos de asesinato por apuñalar en 2011 a diez personas matando a una de ellas en la localidad ibicenca de Sant Antoni de Pormany.
PALMA DE MALLORCA, 6 (EUROPA PRESS)



Pese a ello, en la sentencia, que se ha emitido una semana después de que el tribunal del jurado condenara a Mohamed E.B. a la misma pena de prisión, la Audiencia Provincial precisa que el máximo efectivo de cumplimiento de la pena de cárcel no podrá exceder de 25 años.

Concretamente, le ha condenado a una pena de 15 años de prisión como autor responsable de un delito de asesinato consumado; 7 años y seis meses de cárcel por cada uno de los nueve delitos de asesinato en grado de tentativa y 2 años de prisión por el delito de atentado.

De este modo, la sentencia de la Audiencia Provincial coincide con todo el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, que pidió una pena de 84 años de prisión para el acusado, mientras que la defensa solicitó que se le aplicara la pena mínima en el marco de los delitos de los que se acusa a su cliente, al tiempo que pidió que para cada uno de los nueve delitos de asesinato en grado de tentativa sea dos grados más baja. Mientras, la acusación particular también reclamó 84 años de prisión.

Concretamente, la Audiencia Provincial le considera culpable de haber causado con intención de matar la muerte de Antonio B.C. y las lesiones a otras nueve personas empleando para ello "medios, modos y formas tendentes directa o especialmente a asegurar el resultado sin riesgo para su persona que pudiera proceder de la defensa de cada uno de ellos y siendo consciente de lo que hacía".

De este modo, considera probado, tal como acusaba la Fiscalía, que Mohamed E.B. atacó con un cuchillo a diez personas el 23 de febrero de 2011, causando la muerte de un hombre de 49 años, hechos que, según la acusación pública, constituyen un delito de asesinato consumado, por el que pide para él 15 años de cárcel.

Así, estima probado que Mohamed E.B., quien permanece en prisión provisional después de haber sido detenido el mismo día de los hechos, llevado por el ánimo de matar, salió de un hostal de Sant Antoni, donde se alojaba, portando un cuchillo de diez centímetros de hoja y dispuesto a atacar a quien se encontrara a su paso.

En primer lugar, entró en un supermercado y sin mediar palabra atacó en el cuello con el cuchillo a un hombre de 30 años, que se encontraba agachado en el pasillo reponiendo productos de la sección de perfumería.

Antes de salir del supermercado, el acusado se acercó por la espalda a una mujer, de 56 años, que se encontraba en la caja atendiendo a clientes del establecimiento y le clavó el cuchillo en el lado derecho de la cabeza.

Posteriormente, el acusado salió a la calle y entró en otro supermercado, donde arremetió con idéntico ánimo de causar la muerte contra un hombre, de 48 años, a quien apuñaló de forma sorpresiva en la zona del cuello causándole la muerte el 30 de marzo, dada la gravedad de las heridas.

Inmediatamente después, se dirigió contra la mujer del hombre fallecido, de 43 años, que asimismo se encontraba en el supermercado, a quien apuñaló por la espalda.

Al salir del supermercado, el acusado siguió corriendo por una calle de Sant Antoni, donde apuñaló en el cuello a una mujer, de 24 años, con intención de matarla.

ATACÓ EN UN OJO A UN TRABAJADOR DE UN LOCUTORIO

A continuación, el acusado acudió a otra calle, donde clavó el cuchillo en el cuello a un hombre, de 73 años, mientras que, después, entró en un locutorio, donde abordó a un hombre, de 53 años, que se encontraba barriendo el local, clavándole el cuchillo en el ojo derecho, lo que le causó la pérdida de la visión en el mismo.

Seguidamente, Mohamed E.B. se dirigió a otra calle del citado municipio ibicenco, donde agarró por el cuello a otro hombre, de 68 años y le dio varias puñaladas en el costado derecho, mientras que en otra calle atacó a otro hombre, de 60 años, a quien propinó, con intención de matarlo, una cuchillada en el costado derecho.

Acto seguido, en la misma calle, se dirigió a otro hombre, de 32 años, a quien propinó una puñalada en el lado izquierdo, aprovechando que se había resbalado y estaba caído en el suelo.

Posteriormente, golpeó con un palo un vehículo que se había acercado al lugar para intentar frenar al acusado. Finalmente, cuando el acusado iba a ser detenido por agentes de la Guardia Civil, esgrimió el cuchillo, golpeó con el palo de madera a uno de los agentes en el brazo derecho y en las costillas.