La Audiencia Nacional investigará la venta de preferentes en Caja Duero y Caja España

Admite a trámite la querella interpuesta por la Unión de Consumidores de Castilla y León en la que se acusa a la cúpula directiva de estafa. La denuncia va directamente contra los dos expresidentes, Fermoso y Santos Llamas.

La sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha admitido a trámite la denuncia presentada por la Unión de Consumidores de Castilla y León contra los ex presdientes de Caja España, Santos Llamas, y de Caja Duero, Julio Fermoso. La querella acusa a los presidentes y cinco ex directivos más por presunto delito de estafa relacionada con la emisión y comercialización en 2009 y 2010 de preferentes y subordinadas en Castilla y León. El delito data de cuando ambas entidades operaban por separado antes de fusionarse en Ceiss, ahora filial de Unicaja.

 

Julio Fermoso y Santos Llamas.

 

En su auto, la Audiencia considera que debe investigarse el modo en que ambas entidades comercializaron estos productos y la implicación directa de sus máximos responsables en lo que lo que la Unión de Consumidores considera una de las mayores tramas fraudulentas de la democracia. La admisión a trámite supone un paso más en esta denuncia, que se inició en abril de 2013 cuando la asociación, que representa a unos 400 afectados por las preferentes, pidió a la audiencia de Valladolid que iniciara diligencias por delito penal. Aunque la denuncia, presentada inicialmente como querella, fue desestimada el pasado mes de febrero por parte del Juzgado Central de Instrucción número 6, que consideraba que no había delito penal, el recurso de apelación sí ha sido estimado por la Audiencia Nacional.

 

La denuncia va dirigida, además de los entonces presidentes, contra los directores generales de ambas entidades, Javier Ajenjo (Caja España) y Lucas Hernández (Caja Duero), junto con Antonio Fernández Fernández (director financiero de Caja España), Arturo Jiménez (director financiero de Caja Duero), Óscar Fernández Huerga (director comercial de Caja España) y quien en 2009 ocupaba el cargo de director comercial de Caja Duero, a falta de que la entidad correspondiente concrete su identidad, así como contra ambas entidades y la resultante de la integración, banco Ceiss.

 

La Unión de Consumidores de Castilla y León les imputa delitos de estafa agravada por la comercialización de las preferentes en la Comunidad, que ha afectado a miles de pequeños ahorradores a los que se comercializaron productos complejos de inversión.