La Audiencia Nacional dicta la primera condena por una ablación cometida fuera de España

Dos años de cárcel para una ciudadana senegalesa que permitió la mutilación genital de su hija de tres años


MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha dictado la primera sentencia condenatoria impuesta por un tribunal español para castigar por un delito de lesiones a la madre de una niña de tres años que sufrió un caso de ablación cometido fuera del territorio nacional.

El tribunal, integrado por los magistrados Ángela Murillo, Carmen Paloma González y Juan Francisco Martel, ha impuesto una pena de dos años de cárcel a Fatoumata Dubo, ciudadana nacida en la localidad senegalesa de Bantantinity, por permitir la mutilación genital de su hija, que se produjo en su aldea natal.

Los magistrados consideran probado que la extirpación del clítoris, por la que la menor tendrá que ser operada a causa de la obturación de los labios menores, fue "causada directamente por la acusada o por otra persona con su consentimiento, antes de venir a España, como consecuencia de motivos religiosos y culturales imperantes en las zonas rurales de Senegal".

La mutilación, por la que la Fiscalía llegó a pedir una pena de siete años de cárcel, fue descubierta en el centro de atención primaria de Premiá de Mar (Barcelona) en el curso de una exploración a la que la menor fue sometida en cumplimiento del protocolo de actuación de niños inmigrantes.

El tribunal señala que el consentimiento es suficiente para justificar la condena de la madre, aunque considera como atenuante que "ignoraba que la mutilación genital de su hija constituía un delito no sólo dentro de España, sino incluso fuera de ella". El padre fue absuelto porque no se probó que estuviera en Senegal en el momento de los hechos.

LOS PADRES NO SE SORPRENDIERON

Uno de los enfermeros del centro asistencial catalán declaró durante el juicio oral que los padres no mostraron una "especial sorpresa" cuando se les comunicó la existencia de la mutilación y que incluso defendieron esta práctica como "un hecho cultural en África", hasta el punto de hablar de ella "con normalidad".

Los peritos médicos que comparecieron durante la vista también señalaron que la ablación, que pudo ser cometida por "un profano de la medicina en una aldea de Senegal, según la Fiscalía, suele "necesitar muchos días de curación, incluso meses, pudiendo producirse durante ese periodo infinidad de infecciones, algunas de ellas mortales".

La acusada, sin embargo, aseguró en su lengua natal, el mandinga, que tuvo conocimiento de la mutilación en el propio centro médico y que le causó "una profunda tristeza", ya que ella "nunca" habría permitido esta práctica. El enfermero, sin embargo, apuntó que la propia madre le reconoció que ella misma había sufrido esta lesión por tratarse de "las costumbres imperantes en ese aspecto en las zonas rurales de su país".