La atención a las personas con Alzheimer, una "prioridad" para la Junta

Mesa en el encuentro sobre alzheimer organizado por El Norte de Castilla en Salamanca (Foto:F.Rivas)

Así lo asegura la consejera Alicia García, quien ha participado en un encuentro sobre esta demencia en Salamanca.

Castilla y León supera el 90 por ciento en personas con dependencia de grado uno incorporadas al sistema de la ley de la dependencia, según los datos internos que maneja la Administración Autonómica.

 

Así lo ha señalado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta, Alicia García, quien ha apuntado que los datos del Imserso del mes de abril ya informaban de que la tasa estaba en el 85 por ciento en Castilla y León, cuando la media nacional está en torno al 35 por ciento, y que el porcentaje autonómico ha subido en las últimas semanas en más de cinco puntos.

 

La incorporación del grado 1 a la ley de dependencia es “muy importante” para prevenir nuevos casos, así como para promover una mayor autonomía y retrasar en los pacientes los estadíos más graves.

 

La consejera ha realizado estas declaraciones antes de participar en un encuentro sobre el alzheimer, organizado por El Norte de Castilla en el Hotel Abba Fonseca de Salamanca y a donde han asistido profesionales del sector de las demencias y la atención sanitaria.

 

En esta visita a Salamanca, Alicia García ha recordado que la Junta de Castilla y León está actualmente trabajando en la elaboración de una estrategia de prevención de la dependencia y de promoción del envejecimiento activo, que el equipo de Gobierno prevé aprobar antes de finalizar el presente año.

 

Asimismo, la responsable de Familia e Igualdad de Oportunidades ha destacado el interés de la Junta por trabajar en distintos campos como el movimiento asociativo en la dependencia, las promoción de hábitos saludables para ayudar en la prevención, la práctica de técnicas innovadoras en atención individualizada, el apoyo de la plataforma que permite la atención profesional en domicilios para retrasar la salida del hogar, la puesta en marcha de un comité de ética profesional para mejorar dudas y atenciones, y la incorporación de personas con dependencia desde el grado 1.