La Asunción recibe los honores de sus fieles en un tradicional ofertorio al son de las danzas

Bajo un calor asfixiante. El trenzado del ramo, realizado de forma sublime, fue uno de los grandes momentos, emotivo para danzarines y mayordomos
LORENA LAGO

Tan solemne como ancestral. Así es la tradición que año tras año por estas fiestas se revive en La Alberca. Cientos de personas llegadas desde todos los puntos de la geografía española se dan cita en torno a una Virgen, la de la Asunción, patrona de este municipio y por la que los fieles muestran una gran devoción. Y es que como cada 15 de agosto, La Alberca se vuelca en cuerpo y alma para mostrar su ferviente admiración por su patrona.

Una vez concluida la homilía, la procesión, con la Virgen a hombros, recorrió algunas calles de la localidad para dirigirse a la Plaza Mayor, donde los cofrades, el equipo de Gobierno, los mayordomos, entre los que se encuentra el novillero albercano El Roque, y multitud de vecinos dieron comienzo a uno de los ofertorios con más solera de esta Sierra salmantina.

Los participantes en este rito, además, lucieron para deleite de muchos turistas sus mejores galas: el traje de vistas, el de zagalejo y el de manteo. Y los hombres, el de gala de los domingo: el traje serrano. Que los hombres exhiban hoy este traje, una prenda confeccionada y adornada con plata y coral procedente de las invasiones árabes, da un significado de la importancia de esta fiesta, ya que sólo se luce en esta ocasión, en la celebración del Corpus y en las bodas.

Dirigidos en todo momento por el archiconocido Poldo, los más jóvenes iniciaron el festival de bailes y danzas tradicionales amenizados por los tamborileros del pueblo.

Unos bailes que concluyeron con el trenzado del Danza del ramo, a base de cintas de colores, antes de dar paso a la procesión que devolvía a la patrona al interior del templo para dar por concluido este emotivo acto.

Cita en el Solano Bajero
Las fiestas en honor a la Virgen de la Asunción continuarán durante la jornada de hoy en la que se representará el auto sacramental conocido como La Loa en el Solano Bajero. La tradicional pugna entre el bien y el mal llevará a escena al demonio, en lucha constante contra el Arcángel San Miguel, que con ayuda de la Virgen vence al mal y supera la tentación de los pecados capitales. Será un acto al que se espera acudan un buen número de vecinos y visitantes que, como en ocasiones anteriores, no pueden perderse una de las principales propuestas lanzadas desde el municipio para honrar a la patrona.

Ya por la tarde tendrá lugar el festival taurino, con dos novillos de Manolo Jimeno para el novillero José Manuel Sendín. Tras ello, los más atrevidos tendrán la oportunidad de saltar a la plaza con otros dos ejemplares, en la habitual capea. Finalizado el festejo, será momento para disfrutar de la verbena, que dará comienzo a partir de las 00.00 horas. El martes proseguirán las celebraciones que tendrán como punto culminante la celebración del segundo festejo taurino para el mismo novillero.