La ASPE reclama el fin de la sangría de despidos en el periodismo salmantino

La Asociación denuncia, además, "un parasitismo informativo de COPIA - PEGA que llega a ser alentado sin escrúpulo alguno por el propio empresario".

La Asociación Salmantina de Periodistas reitera su llamamiento a las empresas periodísticas de Salamanca para que cese la imparable sangría de despidos y de supresión de puestos de trabajo en los medios locales, un hecho que está restando eficacia a la labor de las redacciones y afectando de forma palpable a la calidad del producto informativo.

 

A pocos días de la conclusión del verano y de la sociedad salmantina recupere su latido habitual con la reanudación de la actividad en todos los sectores, la ASPE desea subrayar su honda preocupación por el oscuro paisaje en el que se ha adentrado el periodismo en Salamanca, un sector al que la crisis económica ha azotado con especial dureza en los últimos cinco años. La desaparición de dos de los tres periódicos diarios de información general –entre ellos, el decano de la provincia, “El Adelanto”, que puso fin a 130 años de historia- así como de emisoras de radio y canales de televisión son sólo la cara más visible de un goteo continuo de periodistas que son arrojados al paro como mero lastre con el fin de maquillar unos resultados económicos negativos.

 

La ASPE apela una vez más a los gestores de los medios a que dejen de convertir a los periodistas en paganos de situaciones que no han generado y reclama que cese la peligrosa deriva que están tomando unas empresas periodísticas cada vez con menos periodistas y más orientadas a otros objetivos comerciales distintos del servicio de informar al ciudadano para el que un día se fundaron. Estas ambiciones, a menudo dudosamente legítimas, han terminado por privar del sustento a cientos de periodistas y sus familias, profesionales experimentados en la mayoría de los casos, en un proceso que sigue restando día a día calidad, criterio y sentido a la oferta informativa de Salamanca.

 

Como consecuencia de esta escasez de medios humanos y materiales, esta asociación lamenta la creciente proliferación de prácticas poco profesionales en algunos medios digitales que, aprovechando las ventajas de la tecnología, se aprovechan con demasiada frecuencia del trabajo de otras cabeceras practicando un parasitismo informativo de copia-pega que llega a ser alentado sin escrúpulo alguno por el propio empresario, según numerosos testimonios recogidos por ASPE.

 

Por otro lado, la Asociación Salmantina de Periodistas reitera su denuncia de la creciente precarización de los escasos contratos de trabajo que se ofrecen a los profesionales, en un marco laboral cada vez más irrespirable en el que determinadas empresas no tienen escrúpulo alguno en exigir extensas jornadas de trabajo con responsabilidades muy por encima de lo firmado a cambio de una remuneración casi miserable por debajo del salario mínimo interprofesional.

 

También con el inicio de un nuevo curso académico, da comienzo otro período de prácticas de formación de los alumnos de las Facultades de Comunicación en las empresas periodísticas. Desde la ASPE queremos instar a estas empresas a que regularicen a los becarios que colaboren con ellos a través de un contrato educativo de prácticas. Si bien es la forma habitual de muchas empresas, hay algunos medios salmantinos que aún no contemplan esta vía, lo que significa un perjuicio tanto para el estudiante, como para la profesión. Esta Asociación recuerda asimismo que, según el último cambio legislativo, los becarios que perciban alguna remuneración deben estar dados de alta en la Seguridad Social.

 

Por la garantía de ejercer un trabajo periodístico en condiciones dignas. Por el derecho de los salmantinos a una información libre y plural, Y ahora más que nunca, porque SIN PERIODISTAS NO HAY PERIODISMO. SIN PERIODISMO NO HAY DEMOCRACIA.