La asociación paralela auspiciada por Aesco apunta a candidatura en la Cámara

La cita, anunciada como independiente, estaba auspiciada por Aesco y en ella tomó la palabra su asesor jurídico, Fernando Dávila, para hablar de las querellas: los 650 respaldos que maneja se quedaron en cerca de 70 asistentes. Se evidenció un movimiento para concurrir a las elecciones de la Cámara.

El Parador de turismo de Salamanca acogió este jueves por la noche la reunión de un grupo de empresarios bajo la genérica convocatoria de reflexionar sobre la representación patronal, aunque puso en evidencia que los asistentes se han fijado como objetivo concurrir a las elecciones de la Cámara de Comercio. La cita, auspiciada por Aesco, registró una afluencia solo discreta a tenor de las expectativas lanzadas por la patronal del comercio.

 

La cita era a las 21.00 horas y, oficialmente, Aesco solo acudía como parte interesada. Así lo expresaba su presidente, Benjamín Crespo, a la entrada del acto. Sin embargo, Crespo atendió a los medios ante la atenta mirada de su secretario general, Emilio Checa, algo que no hizo de manera organizada ningún otro empresario ni representante de asociación. Ya dentro, varios asistentes consultados por TRIBUNA confirmaron que habían acudido a la llamada de Aesco, a pesar de que la asociación insistió en que no era la convocante.

 

Crespo y el secretario general de Aesco, Emilio Checa (centro), a la entrada del acto.

 

 

NADIE EN PRIMERA FILA

 

Llegada la hora, se contaban en el salón algo más de 70 personas, casi la mitad de su superficie estaba vacía. De ellos, la mitad eran acompañantes, lo que deja la cifra en unos 35, y no todos los asistentes se quedaron hasta el final. La primera fila estaba totalmente vacía. La cifra contrasta con el número de 650 empresarios que, según ha dado a conocer Aesco en su web, respaldarían esta nueva alternativa.

 

Presentó el encuentro Antonio Mateos, presidente de la asociación que agrupa a los instaladores. Además, varios de los asistentes representaban a asociaciones de empresarios que no están confederadas en Confaes y que, por lo tanto, no tienen voz en la patronal que tiene la representatividad legal. Muchos eran de la patronal del comercio y había presencia de hosteleros, construcción o el sector de los porteros automáticos. Entre los asistentes se encontraban representantes que han tenido diferencias públicas y conocidas con Confaes en etapas anteriores, incluído algún candidato que no llegó a recoger los avales suficientes.

 

 

AESCO, PROTAGONISTA

 

Minutos después de empezar la reunión, entró el presidente del Colegio de Abogados, Fernando Dávila, que es el asesor legal de Aesco. A pesar de que la asociación decía no ser la organizadora del encuentro, ocupó un lugar principal en la mesa puesta en el estrado. Tras pedir permiso al presidente de Aesco, desgranó algunos detalles de las querellas que ha presentado contra Confaes esta asociación y que le han valido un expediente a Crespo y la reprobación de Checa. Dávila ejerció de letrado de parte y, a pesar de describirse la reunión como un foro para tratar la situación de Confaes, no se dio lugar a una versión de la confederación.

 

Fernando Dávila, asesor legal de Aesco, sentado en la mesa.

 

Tras las presentaciones, tomaron la palabra varios asistentes: Francisco Morán, miembro de la directiva de Aescon; David Prieto, ex presidente de la asociación de hosteleros, y Alain Saldaña, su actual responsable; Ricardo Ortiz, excandidato a la presidencia de Confaes; o Antonio Alonso, de la escuela de negocios. También tomó la palabra Benjamín Crespo. Las voces apuntaron a la situación de conflicto que se vive en Confaes y a la representatividad de una confederación que, se dijo, estaba peleada con todos. No hubo reflexiones sobre el fondo de la cuestión ni sobre las decisiones de Ayuntamiento y Diputación de boicotear los viveros de empresas, sacar a la patronal de la institución ferial o el papel de Confaes al oponerse al 'caso Malotas', el tasazo o la ampliación de horarios comerciales.

 

 

OBJETIVO, ELECCIONES EN LA CÁMARA

 

Al margen de la situación de conflicto, a los asistentes, al menos a los que tomaron la palabra, parecía unirles el interés por las próximas elecciones en la Cámara de Comercio: por tres veces, una de ellas de boca del propio Crespo, se habló de la cercanía de las fechas. También se hicieron cálculos sobre los apoyos que se tendrían para una hipotética candidatura alternativa para sustituir al actual equipo, se supone, por uno nuevo formado por los presentes. Lo que no hubo acuerdo fue sobre si era positivo renovar los cargos en Confaes o montar una asociación paralela.

 

Al final de la reunión, se leyó un comunicado que los asistentes aprobaron sin votar, solo con algunas voces de aprobación, en el que se hablaba de no sentirse representados por la actual confederación y de peticiones de dimisiones. El secretario general de Aesco se ofreció para gestionar un listado de e-mails para hacer llegar información a los presentes.