La apuesta de Mañueco por la otra 'patronal' cuesta ya 95.000 euros, más contratos y prebendas

Fernández Mañueco, en un acto con responsables de la nueva patronal, entre ellos, los presidentes de Aesco y la asociación de hostelería.

Las subvenciones más o menos encubiertas a la AJE (40.000 euros), la Asociación de Hostelería (30.000) y la que se pretende dar a Aesco (25.000) cuestan 95.000 euros de dinero público en subvenciones directas sin condiciones.

A TÍTULO INDIVIDUAL

 

Estas colaboraciones económicas se están organizando a través de las asociaciones empresariales que han fundado la pretendida nueva patronal, lo que demuestra la escasa entidad de la misma: desde el primer día ha quedado claro que sus integrantes van a seguir funcionando por libre y no como una confederación.

 

Pero es que, además, la delicada situación judicial de la Confederación Empresarios de Salamanca lo hace recomendable. Confaes ya ha denunciado que advierte numerosas irregularidades en el proceso de constitución de esta asociación, que podría ser nula; además, ha utilizado un nombre que no le pertenece. Por último, tampoco está claro que merezca la representatividad que se le ha concedido: la Junta ha paralizado la atribución de tres vocales del pleno de la Cámara a esta asociación ante las dudas sobre su legalidad.

El equipo de Gobierno que encabeza Alfonso Fernández Mañueco terminó julio con una maniobra para intentar conceder una subvención directa y sin condiciones a la asociación de comercio Aesco, una de las piezas clave de la pretendida nueva patronal, la Confederación Empresarios de Salamanca. El objetivo era conceder 25.000 euros sin limitación alguna para sufragar los gastos de esta asociación, ni más ni menos, dinero que iba a salir de la fundación municipal donde el PP logra (casi siempre) decidir a su antojo. Y aunque la oposición ha conseguido frenarlo, el grupo popular ya se prepara para lograr aprobarla y engrosar lo que a los contribuyentes le está costando el evidente favoritismo del primer edil hacia la otra patronal.

 

La cifra no es en absoluto desdeñable. A día de hoy, con esa subvención en ciernes, asciende a los 95.000 euros, a los que hay que sumar contratos y prebendas. Porque el consistorio no sólo ha aprobado subvenciones directas a algunas de las asociaciones y entidades que han impulsado la otra patronal, sino que muchas de sus caras más comprometidas son contratistas del Ayuntamiento o colaboradores en actividades municipales. Las subvenciones o contratos concedidos recientemente permitirán a los beneficiarios, en el caso de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Aesco, pagar su estructura y sueldo de su personal; y en el caso de la AJE, parte de su actividad.

 

La veda se abrió con la concesión, también desde una fundación municipal (y con dinero público) de una subvención a la Asociación de Jóvenes Empresarios de Salamanca. Esta entidad firmó a finales de 2015 un contrato para encargarse del servicio de atención a emprendedores, una decisión taxativa y sin procedimiento abierto alguno. A cambio de ello, recibiría 40.000 euros al año y la cesión de un local en la Plaza Mayor

 

La AJE guarda evidentes vínculos con el PP salmantino. Su responsable de nuevos proyectos es César Gomez-Barthe, contratado esta legislatura como asesor del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Salamanca y número 2 de Nuevas Generaciones en Salamanca. También en su organigrama se puede ver a Javier Mérida Arjona, vicesecretario de organización de NNGG y responsable de relaciones con la Universidad en AJE; o Rubén Sánchez Parazuelo ex concejal del PP en el Ayuntamiento de Salamanca entre 2009 y 2011 y coordinador de alcaldía entre 2006 y 2009, que ha trabajado en la organización interna del PP y que figura como responsable de comunicación en AJE. Para rematar, su presidente, Iván Ledesma, es una de las caras más visibles de la nueva patronal.

 

Después le llegó el turno a la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca, una de las asociaciones clave de la nueva patronal. El pasado mayo la misma sociedad municipal, la de turismo y promoción económica, le concedió 30.000 euros anuales en virtud de un convenio de colaboración. Se trata de una subvención nominal concedida de forma directa y que tiene como objetivo pagar la colaboración de esta asociación para organizar la programación del Palacio de Congresos; entre los gastos justificables, los sueldos del personal de la propia asociación.

 

Por último, está el caso fallido de Aesco, la asociación de comercio, la que quiso dinamitar hace cerca de un año la patronal Confaes. El convenio elaborado entre la sociedad municipal de turismo, comercio y promoción económica de Salamanca y la asociación de empresarios de comercio tiene como fin el desarrollo de campañas de promoción para el comercio local y por ello se le quiere pagar 25.000 euros anuales. Como en el caso anterior, el dinero se puede usar para pagar sueldos de personal. Lo curioso es que, desde hace años, las campañas de promoción del comercio que hace Aesco brillan por su ausencia. 

 

 

OTRAS VINCULACIONES

 

Al margen de estos tres convenios o contratos, el Ayuntamiento de Salamanca y asociaciones clave en la nueva patronal guardan estrechas relaciones. Una docena de concesionarias y contratistas del Ayuntamiento han decidido tomar partido con los impulsores de la 'nueva patronal' para controlar el pleno de la Cámara y llegaron a poner mil euros para 'comprar' todas las papeletas para asegurarse una mayoría en el pleno, a través de las aportaciones extraordinarias para elegir a 6 de los 36 vocales.

 

Así, las concesionarias del bus, de las piscinas, de La Aldehuela, de iluminación o las autoras de numerosas obras, que reciben millones de euros de fondos municipales, estén en la lista de las que han pagado para poder elegir una parte importante del futuro pleno de la Cámara, un interés repentino, inédito y reciente. No faltan las principales como Enjoy Wellness (piscinas y Aldehuela), Salamanca de Transportes (bus urbano), Aceinsa (iluminación, señales, calles), Clequali(piscinas, conserjes), Parque Cementerio de Salamanca... empresas que cada año ganan millones por explotar servicios o instalaciones públicas. Todas ellas a través de contratos con la administración pública pagados con fondos municipales.

 

También hay contratistas habituales del Ayuntamiento o sus sociedades, como Congesa XXI (obras), CGB (informática), la constructora PAS... que figuran habitualmente entre los desingados por el consistorio. Y empresas que contratan directamente con el PP, como Comuniaciones Interlink. La lista de los que pagaron evidencia estrechas relaciones.

 

 

COLABORADORES HABITUALES

 

Y luego están los nexos de colaboración, permanentes en algunos casos. La asociación de hostelería se beneficia de esta subvención, pero además es la mano derecha del Ayuntamiento popular en actividades como la Feria de Día o la presencia de Salamanca en Madrid Fusión, que se gestiona a través de esta asociación. En el caso de la asociación de comercio, hace meses, tras su salida de Confaes, que el Ayuntamiento de Salamanca intenta meter 'con calzador a Aesco en sus actividades: en la última feria del libro se decía que colaboraba con el marcapáginas y el tampón de esta edición, cuando ambas cuestiones las paga el Ayuntamiento.