La Alta Velocidad 'salva los muebles' en Salamanca tras la 'muerte' de Matacán

(Foto: Cynthia Duarte)

La provincia de Salamanca es una de las que cuenta con mejores conexiones de la región en autobús, pero carece de la infraestructura para realizar viajes aéreos tras el 'cierre' de Matacán. La conexión a Madrid en 90 minutos, un oasis dentro del desierto.

Salamanca es una de las provincias más olvidadas de la geografía nacional en lo que a infraestructuras se refiere. La supresión de todos los vuelos con origen en el aeropuerto de Matacán fue un golpe duro para esta zona del oeste de España que tiene en el transporte por carretera una de las pocas soluciones para viajar por territorios incluidos dentro de nuestras fronteras.

 

No en vano y pese a ello, desde el pasado 17 de diciembre, la llegada de la Alta Velocidad le ha permitido a Salamanca conectarse con la capital de España en apenas una hora y 30 minutos reduciendo en casi ese tiempo el viaje del tren tradicional, que aún sigue en funcionamiento para la línea que una Salamanca y Ávila, pasando por Peñaranda.

 

Las elecciones pusieron en el punto de mira para el Gobierno la llegada de la Alta Velocidad a Salamanca, que ya es una realidad pero a la que le está costando aclimatarse con varios retrasos acumulados desde su puesta en marcha (17 diciembre) por motivos técnicos y de organización.

 

De este modo, Salamanca está conectada con la capital de España con salidas a las 06.50, 15.30 y 18.20 horas, mientras que desde la estación madrileña de Chamartín, las salidas hacia Salamanca serán a las 08.55, 15.55 y 20.35 horas. Durante el fin de semana, sábado y domingo, solo se modificará el primer horario desde Salamanca, que pasará a las 8.45 horas, en sustitución al de las 6.50 horas.

 

Todos los trayectos mantendrán una duración de entre 91 y 96 minutos, lo que sin duda es un gran avance respecto a la actualidad, ya que los viajes ahora dura más de dos horas y media. Además, todos harán una parada en Segovia, ciudad a la que se llegará el tren electrificado en una hora desde Salamanca. La máquina es de la serie 121 de Renfe y tiene 282 plazas, dos de las cuales son para viajeros con movilidad reducida. 

 

La oferta de billetes para la conexión Salamanca - Madrid es de 20 euros (inferior al actual de 24,10 euros) pero solo hasta el 7 de enero, aunque la oferta se amplía hasta el 29 de febrero en caso de reserva del mismo.

 

SIN MATACÁN DESDE EL 1 DE OCTUBRE

 

 

En el lado negativo, Salamanca ha perdido cualquier conexión aérea con el resto de España, perdiendo los vuelos a Barcelona desde el pasado 1 de octubre por la inviabilidad de las compañías en la base salmantina.

 

Lejos queda la conexión en poco más de una hora con el aeropuerto de El Prat de Barcelona y mucho más los vuelos a París de corta duración, además de la oferta de vuelos de verano a las islas, aunque desde el pasado verano solo se conectaba ya con Palma de Mallorca.

 

POR CARRETERA

 

Por su parte, en el tranporte por autobús, Salamanca cuenta con casi una treintena de destinos en toda la geografía nacional y tan solo la zona del Levante carece de una conexión directa desde la capital o con viajes que hagan parada en Salamanca procedentes desde otro punto de la geografía nacional, siendo uno de los puntos mejor conectado por este medio de Castilla y León.

 

Galicia, País Vasco, Madrid y Castilla y León son territorios cubiertos por carretera no así otros como Castilla-La Mancha, Murcia, la Rioja o Navarra, pero con un mayor tiempo de viaje que en los dos otros medios de transporte, como es lógico. Además, la línea Salamanca - Madrid también para en Moncloa y hay una línea directa a Barajas.

 

En resumen, la unión de Salamanca y Madrid en apenas 90 minutos es una pequeña tabla de salvación para la conexión de la provincia con el 'mundo' ante la falta de otras infraestructuras y conexiones aéreas que fomenten la atracción de nuevas empresas o inyección económica. Solo por carretera no es suficiente... ¿no?