La Alianza UPA - COAG denuncia "la escandalosa pretensión" de la Diputación de adjudicar 25.000 euros a Asaja

"Si finalmente se lleva a cabo esta financiación, se consumará un acto absolutamente escandaloso, de dudoso encaje legal y totalmente inaceptable", critica la Alianza.

La Alianza por la Unidad del Campo que forman UPA y COAG denuncia que el Pleno de la Diputación de Salamanca aprobará, "casi con total seguridad, que tiene el visto bueno de la Comisión de Agricultura, una ayuda de 25.000,00 euros para un proyecto de la organización Asaja en dicha provincia", señala en un comunicado.

 

"Si finalmente se lleva a cabo esta financiación, se consumará un acto absolutamente escandaloso, de dudoso encaje legal y totalmente inaceptable desde el punto de vista moral y político: se concederá una ayuda a petición de parte para financiar un proyecto sin ninguna justificación de su utilidad", señala en un escrito.

 

"Difícilmente se podría hallar una justificación, siquiera para adornar la solicitud, teniendo en cuenta que el objeto de los 25.000 euros que se embolsará Asaja es demostrar la viabilidad del cultivo del pistachero. A este respecto, debemos recordar que este cultivo está implantado en algunas zonas de nuestra comunidad desde hace, al menos, veinte años, y en la actualidad son más de 200 las hectáreas en producción en Castilla y León, y más de 4.500 en España", señala la Alianza.

 

UPA-COAG comparte la necesidad de investigar y explorar la viabilidad de cultivos alternativos, "pero esto se debe hacer con seriedad y rigor. Si la Diputación de Salamanca quiere fomentar este tipo de experimentaciones, tendrá que elaborar una convocatoria pública, con un pliego de condiciones y requisitos mínimos a cumplir, tanto para presentar la solicitud como, en caso de ser aprobada, para su ejecución y justificación", concluye.

 

En ausencia de lo anterior, no es posible más que pensar que de lo que se trata en el presente caso es, en lenguaje coloquial, de “vestir una mordida para los amiguetes”, algo que ni nuestra organización, ni los representantes políticos de la Diputación Provincial, ni la sociedad en su conjunto, deben permitir.

 

De lo contrario, "se estará enviando un mensaje clarísimo: la única utilidad de las diputaciones es mantener un instrumento al servicio del amiguismo y el clientelismo político, los más claros ejemplos de que el caciquismo más rancio sigue vigente en ellas, y son la peor imagen de lo que debería ser la regeneración democrática y el fin de la corrupción en un país muy castigado por estas lacras", concluye.