La Alianza por la Unidad del Campo cita la marca como ejemplo de precio digno pagado al ganadero

Frente a una bajada media de 0,03 euros por litro en el precio de la leche aplicada por la industria láctea en lo que va de año
Alianza por la Unidad del Campo, integrada por UPA y COAG, ha destacado hoy que la gran aceptación entre los consumidores de la leche 'Tierra de Sabor' es la demostración clara y contundente de que es posible pagar al ganadero un precio digno por un producto de la máxima calidad, como es la leche que se produce en Castilla y León.

Así, frente a una bajada media de 0,03 euros por litro en el precio pagado por el resto de industrias lácteas en lo que va de año, 'Tierra de Sabor' está abonando 0,05 euros por litro a mayores a sus ganaderos proveedores, según informaron a Europa Press fuentes de UPA y COAG.

"Todo ello no hace sino evidenciar una vez más que la verdadera razón del bajo precio que, con carácter general, se paga por la leche hay que buscarla única y exclusivamente en el mal funcionamiento de la cadena agroalimentaria y no en razones de mercado, máxime cuando en el último año la producción de leche ha caído cerca del 3 % en la Comunidad", destacan ambas OPA.

En este sentido, denuncian que la posición de dominio de las industrias lácteas les permite actuar con absoluta impunidad, cambiando los parámetros de calidad de la leche cuando les viene en gana, así como reduciendo las bonificaciones o incrementando las depreciaciones que aplican en el precio al ganadero.

Y es que, según Alianza por la Unidad del Campo, las industrias han roto el consenso del sector sobre lo que se considera "calidad tipo" de la leche, modificando a su antojo los índices de proteína, grasa, células somáticas y bacteriología. "Resulta injustificable que en estas condiciones de total preponderancia de la industria láctea, ésta se siga deslocalizando, con la consiguiente destrucción de empleo y riqueza en Castilla y León".

Por todo ello, propondrán mañana en la reunión de la Mesa Regional de Leche de Vacuno que se dé traslado al Ministerio de Agricultura de una posición común de rechazo total a la creación de nuevas organizaciones de productores (OP), y que se apueste decididamente por potenciar la Interprofesional Láctea que ya existe, pero dotándola de instrumentos eficaces que le permitan, entre otras cuestiones, la negociación de precios mínimos, la adecuación entre oferta y demanda, el establecimiento de los parámetros de calidad que debe tener la leche tipo o el establecimiento de primas de bonificación o de depreciaciones en función del mayor o menor cumplimiento de tales parámetros de calidad.