La Alberca bendice a su nuevo marrano de San Antón

El marrano pasea ya por las calles de La Alberca (Foto: Teresa Sánchez)

Los vecinos de Alberca ha celebrado la bendición del marrano de San Antón, un cerdo que paseará hasta el próximo enero por las calles del pueblo hasta ser sorteado. 

El párroco encargado de presidir la bendición ha sido Alfredo Fernández Giménez que, como manda la tradición, ha derramado el agua bendita sobre el animal en la Plaza de la Iglesia, junto al monumento de piedra del marrano de San Antón. 

 

El acto ha estado apadrinado por Javier Pérez De Andrés y los beneficios de la rifa estarán destinados a la ONG 'Las Casas de los Ángeles', de Honduras.

 

El cerdo pasará su vida a partir de hoy paseando por las callejas de La Alberca, primer municipio de España que fue declarado Conjunto Histórico Artístico, en 1940, y una de las localidades más turísticas de la provincia.

 

Se trata de un ritual que cuenta con más de cinco siglos de historia y que recuerda a los judíos y moros que, obligados por la Inquisición, tuvieron que convertirse al cristianismo.

 

Los judíos que se convirtieron, para demostrar su cristiandad compraban cada año un cerdo, lo engordaban ellos mismos y el día de San Antón, 17 de enero, lo rifaban entre las gentes del pueblo. Todo lo que obtenían de la rifa lo donaban a la parroquia de La Alberca.

 

El nuevo marrano junto a su cuidador

 

El animal se acostumbrará a convivir con albercanos y turistas, que le dan alimento, aunque también cuenta con un cuidador hasta el 17 de enero, cuando se celebre la rifa del marrano de San Antón en la Plaza Mayor.

 

El marrano vivirá desde hoy en las calles de La Alberca