La Alamedilla vuelve a tener patos

El parque, todavía en obras, recupera sus populares aves que ya ocupan el estanque. Los patos estuvieron en una granja avícola durante las obras y se les han sumado cisnes. Se ha reformado por completo el estanque, que incorpora nueva depuradora.

El histórico parque de La Alamedilla sigue avanzando hacia su total rehabilitación después de años lejos de su mejor condición. Las obras todavía no están terminadas a pesar de que hace un par de semanas que el alcalde hizo una visita, pero avanzan una vez se concedió una prórroga para completar el plazo previsto. Prueba de la cercanía de la finalización es el regreso de los patos al estanque, uno de los símbolos del parque de Salamanca por antonomasia.

 

En la tarde de este viernes han regresado los ejemplares que había sido trasladados con motivo de las obras, y con ellos también los dos cisnes nuevos que se han incorporado. Los patos que tenía fueron trasladados a una granja avícola durante el transcurso de las obras. Se descartó incorporar otro tipo de animales por recomendaciones de sanidad animal.

 

El estanque de los patos y ocas ha sido profundamente renovado con una pérgola y bancos desde donde ver o alimentar a las aves, para lo que se podrá acceder a través de dos pasarelas. El lugar está bien iluminado como se ha podido comprobar en los últimos días ya que es uno de los enclaves que se reformó antes, para lo cual se eliminaron todas las estructuras antiguas y se ha procedido a renovar todo el vaso.

 

La actuación ha incluido la mejora de la estructura del estanque y un mejor tratamiento del agua con una nueva depuradora y plantas acuáticas para evitar posibles malos olores y el deterioro del agua, que era una de las situaciones que había ido en detrimento del aspecto que presentaba el estanque en los últimos tiempos.