La Aesco de Benjamín Crespo y Emilio Checa se guarda los 200.000 euros que puso El Corte Inglés para el comercio

El presidente de Aesco, Benjamín Crespo, y el gerente de la asociación, Emilio Checa.

Los responsables de Equo aseguran que tienen constancia de que la asociación de comercio no ha llegado a ejecutar las medidas de compensación al comercio que se pactaron cuando se instaló El Corte Inglés. Y el alcalde tampoco tiene constancia de que se haya hecho nada de lo pactado.

La polémica por la nulidad de las licencias de El Corte Inglés ha venido acompañada por un efecto colateral que tiene que ver también con la época en la que los grandes almacenes se instalaron en Salamanca. A pesar del desaguisado construído por el Ayuntamiento de Salamaca en su día, y del que reniega ahora el alcalde Fernández Mañueco, la apertura de la gran superficie vino acompaña de medidas compensatorias para el comercio tradicional de la ciudad. Sin embargo, cerca de diez años después, no se habría ejecutado ninguna, algo que sería responsabilidad de Aesco.

 

Así lo han denunciado esta mañana responsables de la formación Equo, que es la que ha denunciado la situación en torno al entuerto urbanístico generado por el Ayuntamiento de Salamanca en torno a este asunto, y que también está al tanto de lo que supuso para el comercio local esta competencia. Al preguntarles sobre las medidas compensatorias que se pusieron en marcha tras la llegada de El Corte Inglés, Manuel Serrano ha respondido lo siguiente: "Tenemos constancia de que no se han ejecutado". Y ha añadido: "La cantidad de dinero que El Corte Inglés le dio a Aesco para compensaciones sabemos que lo tienen bien guardado".

 

La denuncia supone que Aesco no ha llevado a cabo ninguna de las medidas compensatorias que debió poner en marcha como asociación de comerciantes, con lo que no habría hecho defensa alguna de los intereses de sus asociados. De esta manera, los 187.000 euros abonados no se habrían utilizado en beneficio de acciones para ayudar a los comerciantes a competir en mejores condiciones con la llegada de una gran superficie como El Corte Inglés.

 

En este sentido, TRIBUNA ha preguntado al alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, si tenía constancia de que la asociación de comercio Aesco hubiera ejecutado las medidas compensatorias pactadas en su día. El alcalde ha manifestado que no tiene constancia de si se habían hecho o no, pero ha aludido al tiempo que ha pasado, "no tengo memoria para tanto".

 

Durante 2007, la confederación de empresarios Confaes lideró las negociaciones con El Corte Inglés para que la llegada de los grandes almacenes a Salamanca no supusiera un daño al comercio tradicional local. Para ello, se pactaron una serie de medidas compensatorias que se tradujeron en el compromiso por parte de la sociedad del centro comercial para aportar más de 187.000 euros. Con esta aportación económica se pagarían medidas de compensación para los comerciantes.

 

Tras atar el acuerdo, Confaes cedió a la que entonces era la asociación de comercio de la confederación, Aesco, la materialización del mismo en un convenio que se firmó durante 2007.