“La actitud ha cambiado; el equipo y el entorno son más felices”

El entrenador de Aquimisa Laboratorios, Isidro Álvarez, destaca el trabajo táctico y mental del equipo para salir del pozo en el que se encontraba y deja claro que es un “hombre de club y estoy a su disposición”.

Aquimisa Laboratorios ha resucitado de la mano de Isidro Álvarez y ha pasado de ser un equipo desquiciado a saber a lo que juega y cómo hacerlo, y ahí están los resultados para corroborarlo. Y cómo no, cuando las cosas van bien, la suerte también está del lado de los que la buscan.

 

“El equipo tenía problemas; lo cogimos después de Navidad y ha cambiado la actitud, tiene más alegría y cada uno está mejor colocado y da las prestaciones que debe. El equipo y el entorno son más felices”. Así lo indica el entrenador de Aquimisa, Isidro Álvarez, quien plantea que el grupo compite muy bien contra equipos que tienen jugadores ex ACB y de una edad que supera los 30 años”, dice.

 

Álvarez destaca que los jugadores han creído en el sistema y en la forma de entrenar “ya que incluso hemos jugado muchas veces con cuatro exteriores y solo un interior y hemos sabido tapar los agujeros que tenía el barco”. A ello han contribuido todos los jugadores, también uno casi recién llegado del otro lado del charco como Austin Simon. “Poco a poco va mejorando en todas sus prestaciones y tiene la ventaja de tener 23 años y la relación con el resto es muy buena y su influencia en el juego también”, remarca Álvarez. Para el preparador de Aquimisa, la clave de la resurrección del equipo ha estado en “la defensa. Hemos frenado a equipos muy buenos”, señala.

 

En cuanto al futuro, Álvarez destaca que todo depende de la inversión que quiera hacer el patrocinador y los “apoyos con lo que cuente”, mientras que en el plano personal señala que está “a disposición del club y si llegamos a un acuerdo, no habrá problemas”, dice.

 

Isidro Álvarez reconoce que la razón principal por la que está en el club es por Fernando Merchante con el que ya trabajó en la época del CBS y con el que mantiene una relación extraordinaria. “Mi relación principal es con él como entrenador porque ha hecho muy buen trabajo y ha dejado huella”.

 

Por último, no se olvida de animar a la gente para que siga apoyando al equipo en lo que queda de temporada y de cara al futuro: “Hay que hacerle una proposición atractiva a la gente para que vea que el espectáculo merece la pena”, dice.