Kross salva a un Madrid ahogado por el Celta

No hubo goles en una primera parte en la que Modric destacó de manera sobresaliente por encima de sus compañeros. Morata se estrenó y Kross, en el 81, hizo el 2-1 definitivo.

El Real Madrid logró este sábado su segunda victoria de la temporada, primera ante su público en el estadio Santiago Bernabéu, tras vencer al Celta de Vigo (2-1) en un encuentro en el que Modric y Morata fueron los jugadores más destacados del equipo blanco, mientras que Kroos anotó el gol de la victoria en el minuto 81.

 

Pese a jugar en casa los de Zinedine Zidane se encontraron con mucha más oposición que en la primera jornada de LaLiga Santander. El cuadro de Eduardo Berizzo, perdió en su estreno en Balaídos con el recién ascendido Leganés, pero ante el campeón de Europa plantó cara hasta rozar al menos el punto.

 

No hubo goles en una primera parte en la que Modric destacó de manera sobresaliente por encima de sus compañeros con tres claras ocasiones, siendo la más clara de ellas un disparo desde la frontal del área que chocó directamente con el larguero.

 

A medida que avanzaba el encuentro, Álvaro Morata fue demostrando también un cierto protagonismo siendo artífice de numerosas jugadas que el equipo blanco no supo culminar. Muestra de ello fue un rechace desviado del madrileño tras un disparo de Bale que fue interceptado por la defensa visitante.

 

El Celta por su parte no fue capaz de hacer ocasiones ante un Real Madrid que no parecía mostrarse muy sólido en defensa, algo que no cambió tras la reanudación. Tras varios intentos, fue Morata quien en el minuto 60 logró ver portería tras un rechace después de que el disparo de Asensio fuese despejado por la mano de Sergio.

 

Antes de esto, una contra llevada a cabo por Modric seguida de un pase a Bale que disparó desviado fue la oportunidad más clara de anotar. Poco después, Orellana disparó desde fuera del área y logró sorprender a Kiko Casilla que no logró alcanzar el balón, y puso el 1-1 en el marcador. Un tanto que subió el ánimo de los gallegos ya que desde ese momento intentaron ponerse por delante.

 

Vistas las ansias del equipo visitante, el Real Madrid intentó a toda costa volverse a adelantar y Lucas Vázquez, que había entrado en sustitución de Asensio, ejecutaba un centro que remataba Bale al medio con la mala suerte de ser frenado por el guardameta del Celta.

 

El equipo celeste por medio del canterano Pape logró montar una contra y el jugador, después de marcharse solo, erraba en un pase que cortaba Kroos y que hubiese supuesto una clara ocasión de gol del equipo visitante.

Un Toni Kroos que vio su recompensa en el minuto 81 cuando el partido parecía sentenciado al empate. Con un disparo raso, el alemán batió a Sergio y puso de nuevo por delante al equipo blanco, resultado que se mantuvo ya que el Celta, a pesar de la insistencia, no logró igualar, y que pudo ser mayor después de que Lucas Vázquez y James lo intentase, viendo como sus disparos se marchaban desviados o eran detenidos por el meta del conjunto gallego.