Kittel, intratable al sprint

Foto: E.P.

El ciclista se ha impuesto en la tercera etapa del Tour, con final en Londres.

El ciclista Marcel Kittel (Giant) se ha impuesto este lunes en la tercera etapa del Tour de Francia, disputada entre Cambridge y Londres sobre 155 kilómetros, en un sprint en el que superó al eslovaco Peter Sagan (Cannondale), mientras que el italiano Vincenzo Nibali (Astana) abandona Inglaterra rumbo a Francia con el 'maillot' amarillo.

 

Kittel logra su segunda victoria en esta ronda francesa, en su 101ª edición, dejando los tres días por Gran Bretaña como gran protagonista y autoritario en los sprints.

 

El alemán, que ganó en la primera etapa, se ha impuesto en Londres con una superioridad casi insultante, pues tan solo Peter Sagan pudo seguirle la estela sin llegar a inquietarle nunca, con Mark Renshaw (Omega) tercero en una jornada marcada por la lluvia en los kilómetros finales.

 

Los fugados Jan Barta (NetApp-Endura) y Jean-Marc Bideau (Bretagne), desde el inicio en Cambridge, fueron neutralizados por el gran grupo en los últimos kilómetros, ya en Londres y a poco de la llegada a meta, situada en el 'The Mall' londinense delante del palacio de Buckingham en un recordatorio de la prueba ciclista de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

 

Pese a que arrancó desde bastante lejos, Kittel no dio opción alguna. Tiró y tiró como una moto desde el centro de la calzada, en línea recta, llevando al resto de rivales al filo. No cesó en su ataque y ni siquiera el rapidísimo Peter Sagan pudo con él. Le intentó seguir la estela, a rebufo como en motociclismo, pero no llegó ni a poder sobrepasarle la rueda trasera, entrando Kittel a meta con casi un tubular de ventaja.

 

Neutralizada la escapada, primero Bideau y finalmente Barta (a 6 kilómetros de meta), los equipos Giant y Omega lucharon por liderar la aproximación al sprint en una jornada marcada por el agua, sobre todo a la llegada a Londres. El mojado piso de la capital británica y la lluvia constante no evitó que, de nuevo, las calles estuvieran llenas de aficionados vibrando al paso del pelotón.

 

No estaba el ídolo nacional Mark Cavendish en liza, tras abandonar por una caída en la primera etapa, pero aún así se volcaron los ingleses con la carrera. Que fue tensa, propiciados los nervios extra por la lluvia. El paso por curva en la aproximación a meta se hizo rápido y provocó, primero, sustos y, después, dos caídas sin consecuencias graves.

 

Eso sí, tanto los sprinters como los líderes pugnaron por ir en cabeza y ahorrarse el irse al suelo, por mucho que ambas caídas fueran dentro de la zona de seguridad, sin pérdida de tiempo. Ninguno de los favoritos se vio inmerso en ellas, y Giant, Lotto, Omega y también alguna aparición fugaz de la FDJ o BMC se pusieron a tirar como bestias en cabeza para colocar a sus primeras espadas.

 

Este final tan británico, con cielo tapado, gris, y lluvia como protagonistas, dieron a Kittel la llave del segundo triunfo y a Nibali, el líder de Astana, la posibilidad de entrar en Francia con el 'maillot amarillo'. Esquivó el 'tiburón' la última de las caídas y sigue con los dos segundos de ventaja sobre el resto de competidores que arañó en su victoria del domingo en la segunda etapa.

 

De cara a este martes, en la cuarta etapa, el grupo partirá de Le Touquet-Paris Plage y llegará después de 163,5 kilómetros y previo paso por apenas medio kilómetro por suelo belga a Lille Métropole, donde todo apunta a que se vivirá otra jornada de triunfo al sprint salvo que una escapada lo evite.