Juzgan al acusado de matar a su novia asestándole navajazos

Audiencia Provincial. El Ministerio Público solicita una pena de 17 años de cárcel por un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas, mientras que la acusación eleva la condena a los 22 años
E. G.

El joven que presuntamente asesinó a su novia, de 18 años de edad, a primeros de agosto de 2008 se sienta esta mañana en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial. La vista oral, con jurado popular, durará tres sesiones, hasta el próximo jueves.

El imputado, cuya identidad responde a las iniciales V. M. G. P., de nacionalidad portuguesa, aunque reside con su familia desde hace varios años en Ledesma, permanece desde el momento de los hechos en prisión preventiva, a la espera de la celebración de la vista oral. El imputado, que en el momento de los hechos tenía 19 años, se enfrenta a una pena de 17 años de cárcel –16 años por el delito de asesinato, en el que se estima la atenuante de confesión, ya que avisó a la Policía diez minutos después del suceso, y un año por tenencia ilícita de armas– solicitada por el Ministerio Público, mientras que la acusación particular eleva la condena a los 22 años de prisión –20 años por un delito de asesinato con alevosía y dos años por tenencia ilícita de armas, además de una indemnización de 250.000 euros-.

Los hechos ocurrieron en torno a las 05.20 horas de la mañana del día 7 de agosto de 2008, momento que la Policía Nacional recibió una llamada de la sala del 091 de “un hombre que manifestaba haber producido daños ocasionando la muerte de su compañera sentimental”, explicó en su momento el subdelegado del Gobierno en Salamanca, Jesús Málaga. Tras asestar varias puñaladas con una navaja a la joven María San Cipriano, el acusado se encontraba en estado de shock por lo que los agentes tardaron en dar con el paradero de la víctima, que se encontraba en el interior de un vehículo en las inmediaciones de la depuradora del término municipal de Villamayor y en el mismo lugar la Policía detuvo al joven, que carece de antecedentes penales.

El móvil del asesinato pudo ser los celos del joven ya que entre el presunto agresor y la víctima existía una relación sentimental aunque según informaron en su momento podrían estar en “trámites de ruptura”.

Al parecer, en un ataque de celos al plantearle la víctima el fin de la relación le asestó hasta cinco puñaladas en el costado izquierdo y en el cuello. El juicio está previsto que comience a las 10.00 horas de hoy y se prolongará durante tres sesiones. Un jurado popular será el encargado de juzgar al arrestado.