Justin Bieber, ¿deportado de Estados Unidos?

Que el cantante de 19 años es un "malote" no es una novedad, ya llevo tiempo causando polémica con su actitud de escupir a los fans, orinar en un restaurante en un cubo de fregar, y un largo y sorprendente etcétera.

Una de sus últimas fechorías es tomar parte en una pelea de discoteca dónde supuestamente él y su séquito dieron una paliza grupal a un modelo que ahora se dedica a convocar ruedas de prensa para contarlo con todo lujo de detalles.

 

El cantante lo niega rotundamente y alega que ni siquiera estuvo en esa discoteca, a pesar de que hay testigos que le vieron allí. Por lo visto, Justin habría esperado a que su séquito tumbase a golpes al modelo para luego ir él mismo a rematar la faena con unas cuantas patadas.

 

Todas estas evidencias han llevado al juez que investiga el caso a plantearse prohibirle la entrada al cantante a Estados Unidos y su consecuente deportación, lo cual sería una tragedia no solo para sus fans en el país si no para la cartera del cantante, ya que de esta nación saca una jugosa cifra en conciertos y otros negocios que requieren su presencia física como ha contado E!News.