Julio empezará con temperaturas veraniegas tras un frente frío en el norte este jueves y viernes

El mes de julio arrancará con cielos despejados y un aumento de temperaturas en toda España, tras una semana marcada por la estabilidad y por el paso de un frente frío que dejará lluvias débiles entre el jueves y el viernes "en la zona del norte peninsular y Baleares", según ha adelantado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Alejandro Lomas ha asegurado que "esta semana va a transcurrir con pocos cambios", con un "anticiclón de bloqueo sobre Gran Bretaña" que impide la entrada en España de masas de aire cálidas de origen africano y que dejará temperaturas "con valores normales para la época" en la mayor parte del país, que podrían ser "más frescas" en la zona norte.


En este sentido, ha concretado que el jueves "se espera que entre una pequeña perturbación que rozará el norte dejando algunas leves precipitaciones hasta la noche del viernes en Pirineos, en el litoral de Cataluña, en el Golfo de Vizcaya y en las Islas Baleares". Sin embargo, añade que el mismo sábado volverá la situación de estabilidad a la zona.

En el resto de la Península "no se esperan precipitaciones" y la tendencia apunta a un aumento de las temperaturas coincidiendo con el inicio de la semana que viene. Unas condiciones meteorológicas ideales para afrontar, entre otras cosas, los viajes en coche del inicio de las vacaciones.

Las temperaturas alcanzarán los 30 o 32 grados en el centro de la Península y hasta los 36 grados en la zona sur -que sufrirán una caída de dos o tres grados de cara al jueves y el viernes-. Por su parte, las mínimas serán "algo más frescas de lo normal" y los termómetros marcarán los 12 grados en Madrid o temperaturas inferiores a 10 grados en Burgos.