Jugadores, cuerpo técnico y empleados, los primeros damnificados de la probable denuncia de Pascual

La UDS puede quedar bloqueada en cualquier momento. Si Juanjo Pascual denuncia la ampliación de capital aprobada por el consejo de administración el club se quedará sin recursos para hacer frente a los pagos, incluidas las nóminas de jugadores, cuerpo técnico y empleados del club.

La Unión Deportiva Salamanca vive pendiente de Juanjo Pascual. Más que de él, de lo que decida hacer él con su intención de impugnar la aprobación de la ampliación de capital tal y como ha anunciado que va a hacer seguramente hoy mismo. El mes de plazo desde la aprobación está a punto de cumplirse y por eso los movimientos son inminentes. Si fuera así el club quedaría absolutamente bloqueado y con su capacidad de realizar operaciones tremendamente limitada.

 

De hecho los grandes afectados por esta situación puede ser los jugadores, cuerpo técnico y trabajadores del club porque si la ampliación no sigue adelante y esos 200.000 euros no pasan a ‘caja’ no habrá dónde echar mano para conseguir el dinero con el que hacer frente al pago de las nóminas.

 

Sin esta ampliación inscrita seguirá sin poderse concretar el ‘desembarco’ de Juan José Hidalgo y otros posibles inversores en el Salamanca con lo que la situación del club se bloquearía de manera absoluta.

 

En este momento los pagos están al día y tanto empleados como jugadores han cobrado pero cuando llegue el momento habría que ver qué sucede con el mes de febrero porque ahora mismo el único que ingreso con el que cuenta el club es el que llega vía taquilla y es evidente que con esa cantidad no llega.

 

Además de impugnar la ampliación de capital el expresidente ha amenazado con denunciar al consejo de administración –que fuera designado por el mismo-, por estafa aunque esta situación preocupa menos en el seno del club porque no bloquearía los movimientos.

 

“Esa es una situación defendible”, apuntan. En el caso de que se de esta situación habrá que ver cuál es la postura que toman tanto el presidente Francisco Caste como el consejero Mariano Román que desde hace semanas vienen apuntando su intención de dimitir y abandonar la dirección de la nave blanquinegra.