Juanjo sigue sin ver la luz y Kike se postula como delantero

El partido de sanción por acumulación de tarjetas de Marcos Márquez vuelve a abrir el debate sobre su ‘sucesión’. Juanjo no ha entrenado aún, por lo que Kike López podría volver a ser el único punta
ISABEL DE LA CALLE
La UD Salamanca tiene claro que debe jugar en Tarragona para traerse los tres puntos del Nou Estadi. No hay margen de mejora y el propio técnico Óscar Cano lo dijo ayer a voces en el primer entrenamiento de la semana: “Hay que ir a por cada oportunidad como si fuera la última”.

Sin embargo, las complicaciones han comenzado ya en el primer día de trabajo semanal, ya que el único delantero unionista disponible para jugar contra el Nàstic, Juanjo Expósito, no pudo completar ayer el entrenamiento previsto para su recuperación. El jugador cántabro sufrió un esguince de tobillo hace ya prácticamente 20 días y en la mañana de ayer quiso comenzar a correr para irse metiendo poco a poco en el ritmo del resto del grupo, pero no fue capaz de completar el ejercicio previsto y se retiró del césped visiblemente decepcionado.

La inactividad que lleva acumulada y la decepción sufrida ayer no dan demasiadas esperanzas para que pueda ser de la partida en Tarragona. Este hecho, unido a la baja por sanción de Marcos Márquez, hace suponer que Kike López podría volver a ser la opción elegida por Óscar Cano para jugar como único punta.

Lo cierto es que frente al Tenerife esta opción no funcionó del todo, ya que López no era capaz de fijar a los centrales visitantes y perdía parte de la velocidad que le caracteriza cuando arranca desde la banda derecha.

El pequeño jugador salmantino aseguraba ayer al respecto: “Lo importante es que seamos competitivos, da igual el puesto en el que juegue. Es verdad que por banda puedo ser más rápido y tener más movilidad, pero me pongan donde me pongan intentaré cumplir en beneficio del equipo”, añadió.

Sobre las posibles culpas del equipo tras nueve derrotas seguidas, Kike aseguró: “Yo soy de los que piensa que los que salen a jugar son los jugadores. Creo que reconocer la responsabilidad de los errores es de hombres. Hay que tomar las riendas y no echar balones fuera”, añadió.

Por otro lado, a pesar de que el equipo estuvo bastante frío en el inicio del entrenamiento, Kike lo achacó a los “dos días de descanso que hemos tenido. Sin embargo, al final con el partidillo que hemos disputado el míster nos ha felicitado por la implicación y la combatividad que hemos demostrado”.

Lo cierto es que en el entreno de ayer, los unionistas fueron de menos a más, arrancando con caras largas e incluso algún mal gesto entre ellos fruto de errores en los pases o entradas más fuertes de lo esperado.