Juan Luis Sendín: “Ante la sucesión familiar en las empresas, es fundamental una planificación fiscal adecuada y adelantarse a los acontecimientos”

Juan Luis Sendín Cifuentes, ex delegado provincial de la AEAT en Salamanca y actualmente miembro de Garrido Abogados y Asesores Fiscales, abordará los cambios que introducirá la nueva la Ley de Sociedades durante la Jornada sobre novedades Tributarias que se celebra el próximo jueves, 23 de octubre en  la Cámara de Comercio de Salamanca.

Una normativa que “aunque mantiene la estructura y cuestiones básicas de la anterior crea nuevas figuras ventajosas para empresas y pymes” y de la que destaca la apuesta por primar fiscalmente la autofinanciación. Una materia tributaria “compleja y tremendamente cambiante”, ante la que “es básico contar con un buen asesoramiento profesional que guíe determinadas decisiones de la sociedad”.

 

¿Cuáles son las principales novedades de la reforma fiscal que entra en vigor el próximo 2015 para las empresas?

La reforma es amplia aunque no excesivamente profunda. Existen modificaciones puntuales en el IVA, de más calado en el IRPF y en el Impuesto sobre Sociedades la Ley es nueva, aunque mantiene la estructura y cuestiones básicas de la anterior. En breve se prevé la tramitación de una importante modificación de la Ley General Tributaria. Para las sociedades, se baja el tipo impositivo al 25% con carácter general, y se crean dos figuras novedosas: una para todas las empresas, que permitirá rebajar la factura fiscal en caso de que se amplíen fondos propios con cargo a beneficios y otra exclusivamente para PYMES, que les permitirá adelantar la compensación de bases imponibles negativas y, al menos, les permitirá retrasar una parte de sus impuestos a coste cero. Por el contrario, hay cuestiones no tan positivas: se eliminan muchos gastos por deterioro, se limita la deducibilidad de los gastos de representación y se mantienen los límites de deducibilidad de gastos financieros y la limitación de compensación de bases imponibles negativas. Además, se suprimen casi todas las deducciones. Todo ello en coherencia con uno de los objetivos de la reforma: mantener o incrementar la eficacia recaudatoria del impuesto.

 

¿Para las empresas, es tan buena esta reforma como nos han anunciado? ¿les permitirá mejorar su competitividad?

Como ya he dicho, hay una bajada del tipo impositivo pero la base imponible se ensancha. Así, si el tipo es menor pero la base imponible sube, la rebaja no es tal. En cuanto al aumento de la competitividad, dependerá de los sectores y del aprovechamiento máximo de los beneficios fiscales que aún existen.

 

¿Cree que esta reforma fiscal ayudará a reactivar la economía española? ¿En qué sectores?

La reforma no es tan profunda. Aunque la Ley del Impuesto sobre Sociedades es nueva, mantiene los principios básicos de la antigua. Es destacable que apuesta por primar fiscalmente la autofinanciación: se penaliza la deducibilidad de los gastos financieros y se otorgan beneficios fiscales si se aumentan los fondos propios con cargo a beneficios.Es importante señalar que la Ley sigue manteniendo unos altos beneficios fiscales relacionados con las actividades de I+D+i.

 

¿Qué pueden hacer las pymes para la optimización de su fiscalidad?

La materia tributaria es compleja y tremendamente cambiante. Es básico contar con un buen asesoramiento profesional que guíe determinadas decisiones de la sociedad. El empresario no tiene por qué ser un experto fiscalista y, dada la complejidad del sistema tributario, un buen asesoramiento es esencial.

 

Desde su experiencia, ¿nuestras pymes hacen una buena planificación fiscal?

No excesivamente. En primer lugar hay que cumplir con las obligaciones tributarias establecidas teniendo en cuenta que el funcionamiento de la Agencia Tributaria en la realización de tareas de control es muy bueno. En ocasiones ni siquiera se cumple con este mínimo que más tarde supone un coste muy alto para la empresa (intereses, sanciones,…) Pero además, no hay que conformarse exclusivamente con cumplir la norma sino que, bajo su amparo, hay que tratar de apurar al máximo las posibilidades que nos ofrece nuestro sistema tributario, que aún son muchas. Ambas cuestiones no serán efectivas sin un adecuado asesoramiento.

 

¿En qué puede beneficiar esta reforma a las pymes que se planteen la sucesión familiar?

Insisto en que la reforma mantiene los principios básicos de la normativa actual. Así, se mantienen las ventajas fiscales de las operaciones de reestructuración empresarial (fusiones, canje de valores, …) Es fundamental contar con una planificación adecuada, hay que adelantarse a los acontecimientos y planificar una estructura adecuada de la empresa familiar para aprovechar al máximo los beneficios fiscales que contempla la ley y que el coste de la sucesión sea el mínimo posible.

 

Ahora que está del otro lado barrera, ¿qué oportunidades fiscales ve para las empresas de Salamanca?

Como Salamanca es mi tierra me encantaría decir que veo más posibilidades en Salamanca que en cualquier otro sitio, pero no veo diferencias esenciales. Creo hay que insistir en la realización de una planificación fiscal adecuada. Además, sería muy deseable aprovechar los beneficios fiscales del I+D+i.

 

¿Cree que serán efectivos los beneficios fiscales incluidos en la Ley de emprendedores?

Aunque la nueva Ley del Impuesto sobre Sociedades reduzca gastos y deducciones, es cierto que existen múltiples ventajas fiscales para los emprendedores. En el propio Impuesto sobre Sociedades sólo se paga un 15% sobre los beneficios de los dos primeros años, también hay beneficios fiscales y de cotizaciones sociales para los nuevos autónomos, …  Además, cada vez se puede crear una empresa más rápido, como bien saben los usuarios de la Cámara que han utilizado la Ventanilla Única Empresarial.Es muy interesante la existencia de estas ventajas fiscales para emprendedores, aunque para las empresas ya asentadas en el mundo empresarial los beneficios fiscales van a verse reducidos.