Joselito se alía con Ferrán Adriá para promocionar el jamón ibérico con una App

El mejor jamón y el mejor cocinero del mundo se han embarcado en la aventura de ofrecer una aplicación móvil con 40 recetas hechas con cerdo ibérico, entre las que se encuentra la 'mantequilla' de cerdo o el aceite de grasa de ibérico. www.joselitolab.com

El fabricante salmantino del jamón más distinguido de la gastronomía mundial, José Gómez 'Joselito', da una vuelta de tuerca más al marketing del ibérico desde Guijuelo esta vez. Junto con Ferrán Adriá, presentará hoy en Madrid una App (aplicación para móviles, tablets o sistemas operativos) que contiene un recetario con 40 elaboraciones partiendo del jamón ibérico como materia prima. 

 

La idea de este 'matrimonio' entre Adriá y Joselito es llevar por todo el mundo el ibérico como un producto sencillo de preparar y que no sólo puede consumirse en lonchas al estilo tradicional, sino que puede incorporarse, y no sólo como elemento principal, a un variado tipo de elaboraciones. Así, en esta app se pueden ver hasta 'mantequillas' o aceites de grasa de ibérico, aprovechamientos inusuales de la propia pata, o presentaciones del propio jamón tanto en una croqueta como en un consomé.

 

El objetivo, según José Gómez, es aprovechar todo del jamón, que en estos momentos -en su opinión- no se hace como debiera -ni la grasa, ni el hueso se aprovecha-, y la clave es que se pueda hacer en todas las culturas, "por qué no se puede aprovechar el caldo en la elaboración del shusi", se pregunta.

 

La idea de www.joselitoLab.com nace en Turín en noviembre de 2012, "cuando estábamos -rememora- alrededor de una mesa de una cafetería de Giusepe LavazzaJuan Mari Arzak, Ferrán Adriá y yo, y nos planteamos cómo acercarlo e integrarlo en la cocina". Lo que allí comienza como una idea, madura rápidamente, y hoy es la presentación de un recetario "online" que está traducido a doce idiomas y que también tendrá su versión en papel, explica Gómez.

 

"En España se sabe vender jamón, somos grandes consumidores; es un producto fácil, noble, sencillo de vender, al que quizá no se le ha prestado la atención adecuada. Mientras que en otros productos se ha hecho un trabajo serio, aquí, con el jamón es inexistente", cree.

 

Para Gómez, el público más reticente para este producto no es el que más pregunta, que es el que más quiere saber, "como los japoneses, que toman nota de todo"; los más difíciles "son los países que no prestan una atención a la cultura gastronómica".