José Sacristán habla de 'Perdiendo el Norte' ¿la nueva 'Ocho apellidos vascos'?

Ursula Corberó, Yon Gonzalez y Carmen Machi presentan perdiendo el norte

Se presentó 'Perdiendo el norte', película que nos cuenta la historia de Hugo y Braulio, dos jóvenes sobradamente preparados que deciden marcharse a Alemania en busca de un futuro mejor, pero el paraíso que se encuentran dista mucho del que les han pintado.

El idioma, el clima, las costumbres y la gastronomía son algunas de las barreras a las que se enfrentan, pero sus sueños se acaban de romper cuando no encuentran un empleo acorde a su formación. José Sacristán, que encarna a la generación de los abuelos que huyeron del hambre, es el encargado de mostrarles a estos ingenuos don Quijote y Sancho Panza, junto con Blanca Suárez, la cruda realidad.

 

Una comedia que apunta a 'taquillazo' y quién sabe si se convertirá en un nuevo fenómeno al estilo 'Ocho apellidos vascos'.


En 1971, José Sacristán interpretó en el filme 'Vente a Alemania Pepe' a un emigrante español que aparentemente había conseguido el éxito en tierras germanas. Ahora, cuatro décadas más tarde, se mete de nuevo en la piel de un ciudadano español residente en el país alemán en la comedia 'Perdiendo el norte', que se estrena estos días en los cines, aunque esta vez revive el desencanto del destierro voluntario.

"La emigración hoy tiene un componente más doloroso. Entonces se partía de la nada y cada peldaño que se ascendía era una conquista. Ahora se parte del reconocimiento de un fracaso", señaló Sacristán en referencia a las diferencias entre las dos grandes oleadas de emigrantes españoles a Alemania, la de los años 70 y la actual.

JAVIER CÁMARA, CARMEN MACHI, MIKI ESPARBÉ, ÚRSULA CORBERÓ Y MALENA ALTERIO COMPLETAN EL REPARTO

El actor interpreta a un ciudadano español jubilado que mantiene su residencia en Berlín, ciudad a la que acuden los jóvenes Hugo (Yon González) y Braulio (Julián López) en busca de dos empleos cualificados acordes a la formación que han recibido en España, un perfil que, tal y como sueñan, los empresarios alemanes están esperando.

El elenco se completa con los actores Blanca Suárez, Javier Cámara, Carmen Machi, Miki Esparbé, Úrsula Corberó y Malena Alterio, un reparto coral que escenifica el desencanto social de la segunda década del siglo XXI y el optimismo y la esperanza de un futuro mejor.

Algunos de los temas que aborda esta cinta son la desilusión y la frustración, dos sentimientos que, aunque se sitúan en otro nivel de necesidades al que existía hace 40 años, tienen consecuencias peores en el terreno "moral", según destacó Sacristán. "Las personas están preparadas, les hicieron creer que eran la ostia, así que están peor, aunque las circunstancias ahora no sean extremas", dijo.

Sacristán aceptó trabajar en esta comedia pero pidió el "respeto" a un "punto de vista moral" que quería que tuviera este personaje, con el que mantiene presente en la memoria lo que supuso aquel movimiento migratorio de los años 70. Así, el centro de gravedad es la "maleta de cartón" que conserva en la pensión en la que reside.

SACRISTÁN: "BLANCA SUÁREZ ADEMÁS DE BELLEZA ES UNA ACTRIZ DE COMEDIA MARAVILLOSA"

A pesar de todo, Sacristán precisa que es una película "inteligente y divertida" que "no pretende hacer sociología" más allá de lo que representa su personaje, sino arrancar la sonrisa al espectador sobre un asunto que afecta a gran parte de la sociedad.

En cuanto a sus jóvenes compañeros de reparto, Sacristán confiesa que es un "defensor" de las nuevas generaciones de actores y no está de acuerdo con quienes les "niegan el pan y la sal". En concreto, destacó el trabajo de Blanca Suárez en 'Perdiendo el norte', que "además de belleza es una actriz de comedia maravillosa".

"Hay una gran cantera de cómicos, de peliculeros y peliculeras que lo hacen muy bien", subrayó el actor, quien el próximo lunes 9 de marzo será galardonado con el premio 'Toda una vida', entregado por la Unión de Actores.

Preguntado acerca del futuro éxito de esta película que, al igual que 'Ocho apellidos vascos', establece cierta complicidad con el espectador, Sacristán ha señalado que tal y como ocurre no solo en el cine, sino en el teatro y en el mundo del espectáculo en general, "nunca se sabe qué va a pasar". "Ojalá, pero pobre de aquel que intente seguir los pasos de un éxito pensando que va a ocurrir lo mismo. Quien presuma peca de estúpido", sostuvo.