José Cornejo: "Hemos hecho pleno y es para estar satisfechos; también que lo ocurrido en 'La Borriquilla' quede como una anécdota"

José Adrián Cornejo, antes del Encuentro en el atrio de la Catedral Nueva (Foto: Chema Díez)

El presidente de la Junta de Cofradías destaca como 'puntos negros' la procesión del Viernes Santo por separada y el susto de 'La Borriquilla' pero se muestra satisfecho por la vuelta del Ejército a las procesiones.

Con el final de la Semana Santa llega la hora de hacer un balance de lo que han sido estos días donde las procesiones y los pasos han sido protagonistas por las calles de la capital salmantina. No hay duda de que la valoración tiene que ser más que positiva porque el tiempo 'se ha portado' y ha permitido procesionar a todas las cofradías y hermandades sin que la lluvia se convirtiese en un invitado no deseado.

 

Y con eso, aparte de otros apuntes más, es con lo que se queda el presidente de la Junta de Cofradías de Salamanca, José Adrián Cornejo. "Estamos muy contentos y satisfechos porque las 16 cofradía y los 22 actos procesionales que ha habido han podido salir sin ser interrumpidos por la lluvia y eso es muy importante. No se conseguía desde 2002 y doce años después lo hemos logrado. Es muy difícil que en una semana no haya problemas de este tipo", argumentó.

 

Otro de los puntos positivos para él de esta Semana Santa en Salamanca se refiere a la vuelta del Ejército a las procesiones después de tres o cuatro décadas. "Sin duda, se trata de un aspecto muy importante para nosotros y vamos a seguir trabajando en esta línea para que todo continúe igual", agrega Cornejo.

 

VIERNES SANTO Y LA BORRIQUILLA, LA CRUZ

 

Por otro lado, y como todo tiene una parte menos buena, José Adrián Cornejo se refirió a la procesión del Viernes Santo y al incidente con la rampa el día de La Borriquilla como 'puntos negros'.

 

"Ya dije desde el principio que no me gustaba nada lo que ocurrió el Viernes Santo con la procesión del entierro pero las cofradías tienen potestad y autonomía para decidir. Creo que no fue lo mejor pero hay que respetarlo y ya me reuniré con todos los hermanios mayores para empezar a trabajar de cara al año que viene y mejorar todo lo que se pueda", destacó.

 

Por último, el presidente de la Junta de Cofradías se refirió al gran susto con la rotura de la rampa de acceso a la Catedral Nueva el Domingo de Ramos. "La verdad es que pudo ocurrir una tragedia y por fortuna no pasó nada; menos mal que la rápida actuación de los operarios y el ayuntamiento hizo que en poco tiempo las rampas fuesen nuevas y ya no hubo más problemas. Por fortuna, podemos decir que se ha quedado solo en una anécdota".