'Jorofe', 'Alberto, 'Popeye', 'KK'... la banda de 'El Rubio' acabó delatada por la blackberry

De espaldas E. B. y Amancio García Carro

La Guardia Civil detuvo a Amancio García Carro con 'las manos en la masa'. Dos kilos de cocaína en su vehículo pero la clave de su detención y de su enjuiciamento está en los seguimientos previos y en los mensajes de blackberry que se intercambiaron los miembros de la trama. 

Seguimientos, escuchas previas, pruebas documentales, fotografías y, sobre todo, mensajes intercambiados a través de teléfonos Blackberry en los que los implicados en la presunta red de nacotráfico que lideraba Amancio García Carro aparecían con diferentes 'apodos'.

 

La Guardia Civil primero y la fiscalía ahora tienen 'atado y bien atado' el juicio en el que comparecen como acusados 'El Rubio' y once personas más entre los que se encuentran entre otros su hijo E.G.R, su pareja quien tenía a su nombre casi todos los vehículos que manejaba, su lugarteniente E.B. o las personas con las que contactaron para sacar la droga del aeropuerto de Barajas.

 

El testimonio de todos ellos a preguntas del fiscal ha servido para realizar una cronología de los hechos que se remontan a meses antes a la detención del 29 de julio de 2013.

 

Concretamente los seguimientos de esta operación se inician en abril de ese 2013 cuando se tiene constancia de los contactos de 'El Rubio' con E.B. entonces en prisión, y su pareja M.M.M., que con la que tiene varias reuniones en Madrid, Getafe y Castellanos de Moriscos para negociar el envío e incluso 'catar' la mercancía, algo que realiza un colaborador de 'El Rubio', A.H.C, conocido como 'Gabi', y al que algunos también llaman 'Lui' o 'Foxterrier', que ha afirmado en el juicio que en el momento de los hechos "llevaba 30 años consumiendo".

 

El 'catador', que también ha testificado como acusado, ha reconocido que viajó en tren a Getafe donde le llevó "el maquinista" y allí se encontró con Amancio y E.B. Resumió en que consistía su labor "cataba la cocaína y les decía si me gustaba"

 

Es en junio cuando todo se acelera y hay más reuniones en el barrio de Chabmerí principalmente en las que también está el hijo de Amancio. Se produce además un encuentro en el hotel 'Cuatro Postes' de Ávila que es cuando se cierra definitivamente el trato. "No recuerdo exactamente de que hablamos. Hablamos de droga, entre otras cosas", ha reconocido E.B.

 

Es en ese punto cuando las blackberry salen a escena y al aparato de E.B., identificado como 'Alberto', llega una fotografía remitida por 'KK' (C.E.G.), el hombre contacto con Venezuela, desde donde llega la droga de contrabando. En la instantánea, aportada como prueba, aparece una maleta reconocida durante la vista por varios de los acusados t que estaba identificada con un lazo y llegó sin dueño al aeropuerto.

 

En ella llegaban varios kilos de cocaína y de allí, tras varios días de búsqueda porque no la encontraban, la sacó J.F.F ('Jorofe' en su BB), extrabajador de Barajas que contactó con un trabajador de Air Europa M.A.D.H. 

 

El fue el que se la dió y en su domicilio se localizaron entre 40.000 y 45.000 euros que había recibido como pago

 

'Alberto' se puso en contacto a través de la BB con 'Elena ola' (Amancio) y quedaron en Carbajosa donde se realizó la entrega de coche a a coche. De un Audi A6 a un Skoda amarillo. "Me entregó dos kilos de cocaína y yo a él el dinero", reconoció 'El Rubio'.

 

"Creo que fue en Carbajosa y de allí me fui a mi barrio". "Sí sabía que era cocaína", añadió.

 

Entonces se encontró con el control y el intento de fuga -"iba muy deprisa"-, hasta que fue arrestado momento en el que afirma quedó "atontonao" de manera que no recuerda el registro al coche "en el que yo no participé".  

 

Después, ese mismo día, y en base a las pruebas y los mensajes se detuvo a E.B., que estaba junto a su sobrino, y también pasó a disposición policial su pareja con quien tenía un trastero en Torrejón de Ardoz hacia el que llevaba 11.000 euros. En él registro se encontró también que había cocaína y metanfetamina -"esa era mía porque yo era el único que tenía la llave-", ha declarado E.B.

 

Fruto de la investigación además se había impedido que de Barajas salieran otras cuatro maletas que llegaron en dos envíos diferentes con 40 kilos de cocaína.

 

Noticias relacionadas