Jorge Cuadrado, salmantino de adopción, comienza su viaje hasta Nepal

Jorge Cuadrado

"La ruta tiene aproximadamente 1.400 o 1.500 metros de desnivel pero la principal dificultad será el estado de la ruta ya que no sabemos lo que nos vamos a encontrar", asegura Jorge Cuadrado

Jorge Cuadrado, salmantino de adopción, comienza su viaje hasta Nepal para participar en la escalada de la cara oeste del Khang Tari, una pared técnica para un 6.000 virgen.

 

El alpinista, burgales que lleva varias décadas afincado en la capital charra, afrontar esta aventura como un "reto". Junto al miembro del GREIM de rescate de la Guardia Civil de Boltaña y del club Peña Guara de Huesca Ángel Luis Salamanca  y Javier San Miguel, que hará la funciones de 'hombre base'. Jorge Cuadrado, del Club de Montaña Todovertical V+ de Madrid destaca que la principal dificultad de la escalda será no solo el desnivel de la vía sino las condiciones imprevisibles. "La ruta tiene aproximadamente 1.400 o 1.500 metros de desnivel pero la principal dificultad será el estado de la ruta ya que no sabemos lo que nos vamos a encontrar", asegura Cuadrado recalcando que al ser una vía nueva "Disponemos de fotografías pero no lo sabemos el estado a ciencia cierta".

 

De ahí la importancia de contar con un hombre base. "El equipo es muy completo, pues no solo voy acompañado de un experto como Ángel Salamanca sino que además-explica- Javier hará de hombre base. Eso te da mucha tranquilidad pues es un importante apoyo psicológico. Hay que tener en cuenta que desde que dejamos ruta de trecking comercial nos adentráramos en el valle, hay dos días de camino hasta el punto donde iniciamos la escalada. Por so es fundamental la tranquilidad que te da tener más cerca el campamento base".

 

En cuanto a la preparación necesaria, el miembro del Club de Montaña Todovertical V+ de Madrid recalca con modestia que "esta expedición tiene un nivel de dificultad razonable" aunque reconoce que para afrontar la apertura de una vía de estas características es fundamental contar con experiencia. "Ya son muchos años los que llevo escalando en la sierra de Salamanca, en Gredos, en los Pirineos, los Alpes y los Andes además de en varias cumbres que superaban los 5.000 metros", finalizó.