Joachim Löw: "Será una final pareja con batallas increíbles"

"Este equipo no es sólo Messi y si piensan así entonces estarán cometiendo un error. Tienen otros poderosos atacantes como Sergio Agüero, Ángel Di María".

El seleccionador de Alemania, Joachim Löw, se ha mostrado más preocupado por la "buena organización de Argentina" sobre el terreno de juego que por la presencia de un Messi que sin duda "puede ser decisivo" en la final del Mundial de Brasil que se disputa este domingo en el Maracaná.

  

"Este equipo no es sólo Messi y si piensan así entonces estarán cometiendo un error. Tienen otros poderosos atacantes como Sergio Agüero, Ángel Di María. Este equipo no vive únicamente de Messi. Tienen una organización buena, compacta, mejor que en el 2010", apuntó un Löw que aspira a obtener el primer título para Alemania en 24 años.

  

"Claro, Messi puede ser decisivo, pero es un equipo mucho mejor organizado actualmente y será una final pareja con batallas increíbles", añadió.

  

Además, el seleccionador alemán destacó la rapidez de su rival por el título. "Ellos pueden presionar a los rivales con su primera línea ofensiva, pero también saben jugar atrás, y en lo que es una de sus grandes fortalezas se defienden y mantienen la posesión de la pelota para llevar a Messi, Di María y Agüero rápidamente al ataque", agregó.

  

"Esos cambios rápidos de juego, Argentina los ha hecho en el torneo. Pueden estar atrás con ocho o nueve jugadores y luego lanzan rápidos contraataques", añadió.

  

Por otro lado, Löw apuntó que ellos buscarán hacer su juego algo que hicieron en la histórica semifinal (1-7) ante Brasil, aunque sin tomar como referencia ese partido. "No deberíamos tomar el partido de Brasil como ejemplo para medir las cosas. Argentina es un equipo completamente diferente", aseveró.

  

"Para mí no es el mayor desafío que he tenido en mi vida. Tuve otros dos y cada uno es muy especial. Hay que ganar muchos partidos para seguir adelante y llegar hasta aquí. Hemos madurado y hemos demostrado lo bien que podemos jugar. En los últimos años hemos progresado y si nos ganan, nada se desmoronará. El fútbol alemán tiene un futuro y yo no tengo ningún problema", resumió.

  

"Sabemos su potencial y los respetamos, pero tenemos confianza de que si jugamos nuestro juego, conseguiremos vencer. Donde quiera que se juegue una final, el objetivo es ganar y llevar la copa a casa. Pero ciertamente podríamos hacer historia aquí en un continente donde equipos sudamericanos han dominado el fútbol y eso sería una alegría más", añadió.