Javier Nart: "El Parlamento Europeo no tiene que ser lugar de retiro político sino de lucha”

Javier Nart, en la entrevista concedida a Tribuna Grupo. Foto Isabel de la Calle.

TRIBUNA entrevista a Javier Nart candidato al Parlamento Europeo por Ciudadanos. Corresponsal de guerra durante muchos años y buceador apasionado, piensa que "son más peligrosos los tiburones de tierra que los de mar".

Javier Nart (Laredo, 1947) es abogado, político, tertuliano y escritor. Desde niño residió en Bilbao, lo que ha marcado su carrera profesional. Corresponsal de guerra desde 1977, a finales de los 80 se hizo un imprescindible en televisión, donde su capacidad dialéctica y de debate le permitió hacerse un hueco como tertuliano de gran calado en los principales programas televisivos y radiofónicos. Autor de numerosos libros, se aventura ahora en el proyecto político de Ciudadanos.

 

Las perlas de la entrevista:

 

“Yo que soy un apasionado del buceo, siempre digo que los tiburones más peligrosos son los de tierra”.

 

“Si Europa no actúa unida, nos convertiremos en un parque temático de buenos monumentos y gastronomía”.

 

“Decidí dejar de padecer la política para tratar de hacerla".

 

“Dejé el partido socialista porque yo no entré en el PSOE para hacer negocios sino para impulsar mi ideología”.

 

Rajoy es el señor don Tancredo que no se ha dado cuenta de que el gran problema catalán es la fractura social”.

 

"Los partidos tradicionales mandan a Europa políticos amortizados o amortizables.

Javier Nart decidió hace dos meses dar el paso: “Dejar de padecer la política e intentar hacerla”. Defraudado por el partido socialista, ha encontrado en Ciudadanos el foro adecuado para enarbolar su bandera de la lucha contra la corrupción, la igualdad, la decencia y la justicia. Candidato al Parlamento europeo, cree que la Unión Europea lo es "todo" para nuestra nación, donde se decide “las tres cuartas partes de lo que pasa en España”.

 

¿Es necesario ser corresponsal de guerra para afrontar la lucha política?
(Risas) Además de ser corresponsal de guerra soy un buceador apasionado y me encanta bucear con tiburones y alguna vez he dicho que son más peligrosos los tiburones de tierra que los de mar. Con optimismo y ganas de trabajar siempre se sobrevive.

 

¿Qué hace un socialista convencido como usted en Ciudadanos? O en otras palabras ¿qué tiene Ciudadanos que no tenga el PSOE?
Ciudadanos no es un partido de profesionales, no hay aparato ni nomenclatura, ni la dictadura del secretariado. Aquí no manda el señor Rubalcaba como único emperador, aquí estamos en un partido de ciudadanía. Ciudadanos hartos de que la oligarquía política piense y actúe por nosotros. En su día, yo dejé el partido socialista porque yo no entré en el PSOE para hacer negocios sino para impulsar mi ideología.

 

Hablando de ideología ¿qué ideología practica Ciudadanos?
La ideología es algo tan opcionario como pedir la independencia del poder judicial; o algo tan básico como los tribunales superiores de justicia que tienen que juzgar a los políticos no sean designados por los políticos; en que no haya tantos aforados –tenemos 10.000-; pedir algo tan básico como que la administración sea asumible, es decir que la podamos pagar, y que no esté infectada por paracaidistas de los partidos políticos que chupen del estado; porque la educación no sea secta ideológica sino de calidad, una lucha contra la corrupción –ningún partido político ha llevado a uno de los suyos ante un tribunal-. Si usted me pegunta por la ideología, yo le digo que yo lucho por lo evidente, que es la igualdad, la justicia, la solidaridad, la legalidad, eliminar los privilegios, la democracia, la trasparencia, el sentido común y la lucha contra la corrupción, es decir todo lo que los políticos dicen y ninguno practica.

 

Europa ¿para qué sirve?
Para todo. Europa es las tres cuartas partes de lo que pasa en España. Absolutamente fundamental. Lo que es asombroso es que el Parlamento Europeo, en los partidos políticos tradicionales, se compone de políticos bien amortizados o amortizables. El Parlamento Europeo no es un lugar de retiro, es un lugar de lucha y de creación de la normativa que nos interésa y nos afecta. La corrupción es uno de los principales problemas que tiene España y se tiene que combatir en el Parlamento Europeo.

 

Una Europa unida ¿es posible?
Europa no solo es la paz y garantía de progreso, Europa es también poder ser algo en el mundo. En la actualidad hay dos superpotencias: Estados Unidos y China; O Europa actúa unida o nos convertiremos en un parque temático de buena gastronomía, buenos monumentos y agradables gentes para visitar como si fueras a Disneylandia.

 

"Pido a los ciudadanos que piensen, que calibren y valoren lo qué han hecho los grandes partidos oligárquicos y, en último lugar, si no están conformes con su actuación voten a lo que más confianza le genere"

 

Regresemos a la política nacional: buenos catalanes, buenos vascos, buenos españoles… ¿no suena a blanco y negro?

Suena a algo muy viejo, repugnante y muy casposo. Es poner la tribu por delante de la igualdad y el privilegio por delante de la solidaridad. A mí me abruma el grado de falta de sentido estratégico de los partidos que debían haber integrado España, que eran PP y PSOE, que no se dieron cuenta que con el apoyo de nacionalistas e independentistas iba parte  de lo que es la configuración de la soberanía nacional. Prefirieron su miserable poder y fueron entregando jirones. En lugar de construir la España de todos, construyeron la España de ellos. Estoy convencido de que lo que ha ocurrido en Cataluña no es culpa de los independentistas, sino de los que tenían  que haber defendido lo común y no lo hicieron.

 

¿Una Cataluña independiente? ¿Es factible?
No. No es posible, ni se va a producir. El problema es que tenemos una fractura social en Cataluña como ocurrió en el País Vasco. Ahora pasa que si no estás a favor de la independencia eres un mal catalán, un contrapatriota, el otro o el invasor. Es un grado muy serio de fractura social y el señor don Tancredo que es Mariano Rajoy se ha olvidado de que estamos ante un problema social.

 

 

En una situación donde la clase política está tan defenestrada, es usted uno de los políticos mejor valorados ¿en el país de los ciegos el tuerto es el rey?

Francamente no creo que sea tan excelente. Tengo un profundo respeto por sí mismo y por los demás. Hace un par de meses me decidí dar un paso adelante y dejar de padecer la política para tratar de hacerla. Vivo con una cierta decencia y si eso es lo que percibe la ciudadanía me alegra mucho, porque eso significa que se me respeta y me produce un cierto optimismo, ya que sin medios, sin dinero, sin aparato político, sin impulsión mediático el proyecto de Ciudadanos está llegando a la gente.

 

Tanta modestia no le privará de pedir el voto....

Lo que pido a la ciudadnos es que piensen, que calibren lo qué se ha hecho y, en último lugar, si no están conformes con la actuación de los grandes partidos oligárquicos que nos han llevado a la corrupción y a una falta de democracia, que voten a lo que le genere más confianza.

 

¿Qué queda de aquel joven Javier Nart que actuaba como fiscal en el popular programa televisivo Tribunal Popular?
(Risas) Voy a confesar que el aspecto tan agresivo y tan adusto que transmitía era porque estaba muerto de miedo. No dominaba el medio, era mi primer programa, tenía la certeza de que se me iba a olvidar todo mi argumento. Pero quedaba muy bien esa imagen. Recuerdo como anécdota que un programa infantil dedicado a la Navidad algunos niños decían que querían ir ‘con el malo’. [En la imagen superior junto a Regina Do Santos en Tribunal Popular]