Javier Iglesias propone la Medalla de la Ciudad para el obispo Atilano Rodríguez

Decisión. La Junta de Portavoces del Ayuntamiento se reunirá el lunes para estudiar la propuesta. Alabanzas. Destaca el trabajo realizado en Miróbriga
MONDRIÁN / DAVID RODRÍGUEZ
El nombramiento de monseñor Atilano Rodríguez como obispo de Sigüenza-Guadalajara sigue provocando reacciones entre los mirobrigenses, la mayoría de tristeza por la marcha del que está considerado como un prelado muy cercano y afable. Durante los casi siete años que ha estado en Ciudad Rodrigo se ha sabido ganar la simpatía de los mirobrigenses, participando activamente en la vida social de la ciudad.

Una vez se ha anunciado su marcha, es la hora de reconocer la labor de estos años. El primero en tomar la iniciativa ha sido el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo. Según desveló el Consistorio ayer, Javier Iglesias, alcalde de Miróbriga, propondrá en la próxima Junta de Portavoces la concesión a Atilano Rodríguez de la Medalla de la Ciudad. Esta reunión de la Junta, donde tienen representación los dos únicos partidos políticos con representación en el Ayuntamiento, Partido Popular y Partido Socialista, será el próximo lunes día 7, a las 11.30 horas. Iglesias pondrá sobre la mesa la posibilidad de realizar este reconocimiento, que se someterá a estudio.

Según se avanzó ayer, Iglesias propondrá “el reconocimiento de Ciudad Rodrigo a la figura de Don Atilano y a la labor realizada durante estos años al frente de la Diócesis Civitatense”. El primer edil de Miróbriga considera como méritos de Atilano Rodríguez para recibir la distinción “el carácter afable del obispo, su cercanía a los mirobrigenses, y su preocupación por los temas sociales y de nuestra tierra”. En la rueda de prensa que ofreció el miércoles el actual administrador diocesano de Ciudad Rodrigo, dio las gracias a todos los fieles de la Diócesis por haber hecho “muy fácil” su estancia en ella. Si la Junta de Portavoces da el visto bueno, la propuesta de concesión será llevada a un próximo pleno municipal.

El predecesor de Atilano Rodríguez en el Obispado, Julián López, también recibió la Medalla de la Ciudad cuando dejó la Diócesis en 2002. En su caso, fue durante la celebración de un pleno extraordinario, el cual, para que pudiera asistir la mayor cantidad de público posible, se celebró en el teatro Nuevo. López recibió la Medalla de Plata por “la labor realizada en el aspecto pastoral, cultural y social” en la Diócesis, y lo hizo cuando aún era administrador apostólico, ya que el relevo no fue inmediato. Curiosamente, si finalmente se le acaba concediendo, no sería la primera vez que Atilano Rodríguez reciba una Medalla de la Ciudad en Miróbriga. En el año 2007, la recogió en nombre de la Fundación Edades del Hombre, por la exposición que había acogido la ciudad el año anterior.