Javier Iglesias, presidente y 'sin trabajo' para poder cobrar del Senado

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias.

El presidente de la Diputación se acoge a la paga de más de 8.000 euros que contempla el Senado para los senadores que dejan de trabajar los dos meses entre elecciones a pesar de que sigue ejerciendo en La Salina.

Un total de 181 senadores se han acogido a la denominada paga de transición, los 8.345,16 euros que el Senado abona a todos aquellos parlamentarios que cesaron tras la corta legislatura de cuatro meses y que supone que siguen cobrando del Estado hasta las próximas elecciones aunque ya no están trabajando. Son prácticamente todos los que tenían derecho a ello, ya que sólo 13 han renunciado a este ingreso, y un buen número se mantiene cobrando en la Diputación Permanente del Senado. El coste, 1,5 millones de euros.

 

En la lista de las que la han solicitado está también el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias. Sin embargo, no parece del todo claro que todos los que la van a percibir deban tener derecho a ello. El motivo, que es incompatible con otras retribuciones con cargo a los presupuestos de cualquier administración. Además, esta paga es una de las prestaciones que el Senado se reserva para sus señorías dentro de su cuadro de retribuciones y pensiones y está reservada para aquellos que no tienen un trabajo y que carecen de otro tipo de ingresos.

 

Según el acuerdo tomado el día 3 de mayo para aclarar las condiciones en las que quedaban los senadores que dejaban su actividad, esta paga es incompatible "con la percepción de cualquier otra retribución con cargo a los Presupuestos de las Administraciones Públicas, de los entes, organismos y empresas de ellos dependientes, o con cargo a los de los órganos constitucionales". Además, es incompatible con pagas similares en los parlamentos autonómicos o con cualquier percepción que se reciba de ellos.

 

Sin embargo, Javier Iglesias sí que tiene un cargo por el que está contemplado una retribución: el de presidente de la Diputación de Salamanca. Aunque renunció al sueldo que le paga La Salina, se sigue dedicando a la institución provincial y estaría acogido al régimen de pago por asistencia a pleno, comisiones y otros órganos que preside. No ejerce en régimen de dedicación exclusiva, con sueldo y cotizaciones a cargo de la institución, porque renunció a ello y el PP ya ocupó esta dedicación exclusiva que se concedió a otro diputado provincial.

 

Así que Iglesias sigue siendo el presidente de la Diputación y sigue disfrutando de las prerrogativas del cargo, como coche oficial, personal de confianza, libres designaciones en su equipo... pero a efectos de solicitar el amparo del Senado él mismo se considera sin trabajo.

 

Por contra, dos senadoras por Salamanca, la socialista Rosa López y la 'popular' Esther del Brío, han dado mejor ejemplo: se han reincorporado a sus trabajos y han renunciado a esta paga. El cuarto senador, Gonzalo Robles, no ha tenido ni que planteárselo: fue elegido en la Diputación Permanente y sigue cobrando del Senado como si estuviera funcionando.

 

 

SUELDO Y PREBENDAS

 

Puede que el motivo tenga algo que ver con la generosa retribución. El acuerdo del Senado estableció que se pagara la indemnización "resultante de multiplicar la cantidad de 154,54 euros por el número de días que medien entre el día de la disolución y el día anterior a la fecha de las elecciones, ambos incluidos"; los 54 días cotizan entonces por 8.345,16 euros, una importante cantidad para 'pasar los dos meses' que median entre la disolución de las cámaras y las próximas elecciones.

 

Además, los senadores mantienen muchos otros de los medios que se les concedieron con el acta: Iglesias conserva la línea de teléfono a cargo del Senado, el móvil y la tablet última generación que se les entregaron, el bono taxi de 3.000 euros, el Senado se hace cargo de sus cuotas de la Seguridad Social, de un seguro... Se les han pagado, incluso, los gastos del desplazamiento para cumplimentar su cese, así como los gastos que se deriven del envío a los Senadores de las cajas conteniendo la documentación y objetos de los despachos de aquéllos.

Noticias relacionadas