Javier Iglesias: “Os entiendo y trabajaremos para solucionar el problema sanitario”

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, ha dialogado con los manifestantes y ha mostrado su voluntad de ayuda para solucionar el problema.

Los vecinos de la zona de Las Arribes afectados por el cierre del servicio de urgencias de Villarino y Barruecopardo han vuelto a mostrar su malestar en un acto donde la Diputación era protagonista, como la inauguración de la III Feria Eco-Raya.

 

Una vez comenzaron su intervención las autoridades, un grupo de vecinos saltó a la palestra con carteles señalando al consejero de Sanidad o al presidente de la Diputación, Javier Iglesias, como algunos de los responsables del cierre de estos servicios de urgencias.

 

Con alguna voz pero desde la prudencia, los manifestantes siguieron a las autoridades en el recorrido de la feria hasta que Javier Iglesias decidió pararse a dialogar con algunos de ellos, escuchar sus críticas y darles su opinión. “Os entiendo, de verdad; os prometo que estamos haciendo lo posible para terminar con este problema pero no depende de nosotros. Yo seguiré trasladando vuestras quejas”, dijo Iglesias, que estuvo durante más de diez minutos dialogando con los vecinos afectados.

 

Los manifestantes señalaron que el centro de salud no “es un capricho” e Iglesias les pidió “respeto porque ofrezco la voluntad de ayuda para solucionar este problema”, dijo. También salió a relucir el tema del mal estado de las carreteras de la Diputación, “pero es que aunque estuvieses bien, la ambulancia tampoco llegaría a tiempo”, dijo otro vecino.

 

“Demuestren un poco de sentido común porque a lo mejor se podía retirar algún médico de guardia donde sobra, en zonas próximas a Salamanca y traerlo a Las Arribes, donde hace más falta”, señaló una de las manifestantes a Javier Iglesias.

 

Esta medida, para los vecinos, no supone ningún gasto ya que sería una reorganización de las urgencias. “Yo también hago estas reivindicaciones, se lo aseguro”, dijo Iglesias. Por último, uno de los miembros de la plataforma le mostró al presidente de la Diputación varios informes médicos del tiempo que había tardado la ambulancia desde Salamanca, con periodos que se extendían por más de 45 minutos, algo que Iglesias calificó como “excesivo”.