Javier Iglesias no perdona ni un día de sueldo a la Diputación de Salamanca

Javier Iglesias, el día de su toma de posesión como senador.

El presidente de la Diputación hizo efectiva su renuncia a la dedicación exclusiva el 12 de enero, un día antes de su toma de posesión como senador. Cambia su sueldo de La Salina por el de la Cámara Alta, pero podrá mantener dietas y prebendas provinciales.

Cambiar un sueldo por otro. Esto es lo que ha hecho el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, para dar cumplimiento al compromiso que tuvo que asumir cuando se supo que compatibilizaría el cargo en La Salina con el escaño de senador. Una decisión controvertida incluso con la renuncia al sueldo porque implica que se ausente no menos de dos meses al año de sus responsabilidades provinciales.

 

El procedimiento se ha llevado a cabo en los últimos días. Este miércoles el Boletín Oficial de la Provincia publicaba el decreto del área de organización y recursos humanos en el que se daba noticia de la renuncia del presidente a ejercer su cargo en régimen de dedicación exclusiva. El decreto, con fecha del 15 de enero, viene firmado por el vicepresidente primero y mano derecha de Iglesias, Carlos García Sierra.

 

 

NI UN DÍA SIN SUELDO

 

Según el documento, la decisión tiene efecto a partir del 12 de enero, justo el día anterior de la toma de posesión efectiva como senador por parte de Iglesias en la sesión constitutiva del Senado, que se celebró el pasado día 13 de enero. Desde entonces ya ha ejercido como presidente de la Diputación, pero ya no se pagan de las arcas públicas sueldo y cotizaciones.

 

Iglesias fue el último de los senadores salmantinos en entregar sus credenciales y lo hizo el día 8 de enero según los datos de la Cámara Alta. De esta manera, no ha estado ni un día sin sueldo por el ejercicio de su cargo, una constante en su trayectoria política: desde que fue elegido para su primer puesto, en 1995, ha ocupado 14 'poltronas' remuneradas, en muchas ocasiones, compatibilizando dos o más cargos.

 

Antes, la Diputación había aprobado un decreto por el que se reconocía al diputado Manuel Rufino la dedicación exclusiva; según el documento oficial, publicado el día 8 de enero en el BOP, el cambio de régimen (estaba cobrando por asistencia a plenos y comisiones) tenía efecto no antes del 1 de enero. Sobre el papel, ha ocupado la que deja libre el presidente. Durante unos días, por tanto, la Diputación ha tenido en dedicación exclusiva hasta cinco diputados y el presidente: Carlos García Sierra, Chabela de la Torre, Marcelino Cordero, Antonio Luis Sánchez, Manuel Rufino y Javier Iglesias, hasta que este ha renunciado.

 

 

DE ALTA EN EL SENADO

 

Una vez ha renunciado al sueldo en dedicación exclusiva, Iglesias habrá podido tramitar su alta en el régimen económico reservado a los senadores, algo que podía solicitar desde que se convirtió en senador electo. En la Cámara Alta su sueldo será el resultado de sumar los 2.813,91 euros al mes de asignación mínima, más los 1.822,38 euros/mes previstos por indemnización para los senadores de circunscripciones distintas a Madrid; en total, más de 4.600 euros/mes que se pueden engrosar si se le asigna cargo en alguna comisión

 

Iglesias es el único presidente de Diputación de toda España que ha decidido compatibilizar su cargo con el de senador, aunque no puede cobrar los dos sueldos. Eso sí, en la Diputación pasa al régimen de cobro por asistencia a plenos y comisiones, las conocidas como 'dietas', que son irrenunciables; y presumiblemente mantendrá las prerrogativas como presidente de la institución, caso del completo equipo humano que le asesora o el coche oficial.