Javier Iglesias ignora la resolución del Procurador del Común para que vuelva a colaborar con los viveros

Javier Iglesias, en uno de los actos de presentación del plan de subvenciones al empleo y al autoempleo.

El presidente de la Diputación alega que su objetivo es "construir" pese a que durante meses se negó a abonar las ayudas prometidas para los viveros. Se reúne para difundir entre las gestorías el plan de empleo con subvenciones directas por 4 millones de euros.

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, no atenderá la resolución del Procurador del Común en la que se le pide que la institución provincial recupere la cooperación con la Cámara de Comercio e Industria. Y en su lugar, se centra en difundir los términos de los planes de fomento al empleo y el autoempleo, subveciones directas a fondo perdido a las que la institución va a dedicar hasta cuatro millones de euros.

 

Así se puede desprender de su contestación a pregunta de TRIBUNA de Salamanca sobre las medidas que va a tomar para cumplir con la resolución dada a conocer el pasado día 14 de marzo por el Procurador del Común, en la que pide a la institución provincial, y también al Ayuntamiento de Salamanca, que recupere el diálogo y la cooperación con la Cámara haciendo efectivo el pago de las cantidades acordadas para el apoyo de los viveros, la renovación de los convenios de funcionamiento y, además, justificara su negativa a ceder el recinto ferial para que la Cámara e Ifesa organicen la histórica Agromaq. Lejos de asumir este mandato, Iglesias aludió a su voluntad de "construir" desde la Diputación aprovechando su presencia en un acto para difundir los nuevos planes de empleo y emprendedores.

 

"Es fácil destruir y es difícil construir. Adolfo Suárez lo sabía muy bien. Y nosotros en la Diputación de Salamanca estamos para construir", ha asegurado al ser preguntado sobre las intenciones de la Diputación en torno a la resolución del Procurador del Común y sobre si pensaba seguir adelante con la decisión tomada de no apoyar los viveros de empresa.

 

La respuesta corresponde a las decisiones que ha tomado Iglesias en las últimas semanas y meses con respecto a los viveros y el trabajo de promoción de las actividades empresariales, el emprendedurismo y la creación de empleo que en ellos se hace, con especial atención al de Ciudad Rodrigo. En el último pleno de la Diputación, el equipo de Gobierno que dirige Iglesias anunció que abandonaba los viveros y que no volvería a cooperar con ellos, negándose a renovar el convenio de funcionamiento; también anunció el pago de la deuda acumulada, que llegó a superar los 72.000 euros, pago del que la Cámara no tiene constancia.

 

El retraso en el pago ha complicado el funcionamiento de los viveros de empresa, hasta el punto de que la Cámara tuvo que llegar a un acuerdo con los viveristas en Ciudad Rodrigo para asegurar su continuidad. Además, la Diputación lleva meses poniendo pegas a las cuentas de los viveros, alegando fallos en la justificación, a pesar de que ayuntamientos como del de Salamanca y el propio de Ciudad Rodrigo sí han aprobado las cuentas. Y ha bloqueado la renovación de los convenios de funcionamiento además de vetar la entrada de nuevas empresas.

 

Paralelamente, la Diputación de Salamanca ha promovido dos programas para la promoción del empleo y del autoempleo, dotados con dos millones de euros cada una, y que consisten en subvenciones a fondo perdido de hasta algo más de 7.200 euros para la contración de nuevos trabajadores por empresas y de 6.400 para el autoempleo. Para difundirlas, ha celebrado varias reuniones con colectivos implicados (este lunes, con las gestorías) en las que ha convocado a cerca de 500 entidades.