Javier Iglesias, el único presidente de Diputación en Castilla y León que aspira también al Senado

Javier Iglesias, a su llegada a un acto de campaña.

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, es el único de entre los nueve de Castilla y León que va en las listas por un puesto en el Senado. Tendrá que hacer 'encaje de bolillos' para compatibilizarlo con sus responsabilidades provinciales.

La compatibilización de cargos ha estado (y sigue) en el centro de la polémica en los últimos años tras salir a la luz pública los casos de políticos que alternan las cámaras nacionales con otros puestos en ayuntamientos y diputaciones. Al margen de que varias formaciones han empezado a dar pasos para convertir en norma la máxima 'un político, un cargo', para estos comicios casi no existen los casos de 'primeros espada' que se postulan para un cargo en Congreso y Senado, algo que antes sí ocurría: eran varios los casos de alcaldes de capital de provincia que eran al tiempo senadores o diputados.

 

Sin embargo, siempre hay excepciones y una de ellas la constituye el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias. Como presidente del PP salmantino, ha 'aceptado' ir en las listas al Senado como número dos, un puesto que le convierte virtualmente en senador, aunque hay que esperar a lo que depare el 20D para saber con qué respaldo. Su presencia en la lista le convierte en el único presidente de las nueve diputaciones provinciales de Castilla y León que aspira a ser senador.

 

Ninguno de sus otros homólogos se ha postulado ni va en lista alguna en estas elecciones generales, ni al Congreso ni al Senado. Y tampoco hay muchos casos similares en todo el país. Sí hay algunos diputados provinciales en otras circunscripciones fuera de Castilla y León que están en candidaturas para ser senadores, pero nunca presidentes.

 

 

COMPATIBILIDAD DIPUTACIÓN-SENADO/SENADO-DIPUTACIÓN

 

La designación de Javier Iglesias como número dos al Senado generó bastante polémica hace unas semanas, cuando el PP anunció sus candidaturas en Salamanca. Según la normativa actual, el presidente popular puede ser al tiempo presidente de la Diputación y senador, pero por supuesto no puede cobrar los dos sueldos, aunque sí compatibilizar el sueldo de presidente con las dietas del Senado. Tras el revuelo causado, Iglesias anunció que renunciaría al sueldo de la Diputación si resultaba elegido nuevo senador este domingo.

 

De esta manera renunciaría a los 81.885 euros de sueldo neto (68.085 bruto) que percibe como presidente de la institución salmantina, aunque según las responsabilidades que asuma estaría renunciando al sueldo más bajo de los dos. Como senador 'raso'  percibiría 2.813 euros al mes; a ello hay que añadir las dietas de 1.822,38 euros a los senadores de circunscripciones de fuera de Madrid,  lo que implicaría un sueldo neto de 65.000 euros (14 pagas). Además, sumaría entre 700 y 1.400 euros más al mes si es cargo de alguna comisión; que ascenderían en caso de ser portavoz de grupo a 2.600 euros más, por ejemplo.

 

A todo ello habría que sumar una cantidad de 120 euros por día si realiza algún viaje de trabajo en España y 150 euros diarios si el desplazamiento es fuera del país. Además cada senador dispone de 3.000 euros en concepto de bonotaxi. Y otros complementos como despacho propio o compartido, teléfono móvil corporativo (las llamadas las paga el Senado), ordenador portátil o una tablet.

 

Además, y como parece que seguirá ejerciendo en la Diputación, habrá que ver en qué régimen. Parece claro que, con sueldo del Senado, no podrá ejercer en régimen de dedicación exclusiva que es lo previsto en el reglamento de La Salina, pero seguirá contando con todo su equipo de apoyo, el coche oficial... y está por ver si puede acogerse a retribuciones por asistencia a plenos y comisiones una vez renuncie al sueldo de la Diputación.