Javier Iglesias da la espalda a una Lonja de Salamanca que ya no es referencia dentro del sector

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, no conoce lo que ocurre en las mesas de la Lonja y su presencia en el recinto se limita a periodo electoral para captar votos.

La Lonja de Salamanca ha dejado de ser una referencia (desde hace mucho tiempo), y los precios fijados en cada una de las sesiones cada vez cuentan menos dentro del propio sector. Al menos eso es lo que reconocen de una manera abierta los propios profesionales que componen cada una de las mesas, que ven como este instrumento tan útil para la economía salmantina está perdiendo fuelle con el paso de las semanas.

 

En la última sesión del 14 de noviembre, fueron vocales de las mesas de cereales y ovino los que dejaron clara su postura sobre la nula importancia de la Lonja, mientras que en otras muchas ocasiones, la mesa de vacuno de vida ha estado en entredicho por cotizar por debajo de los precios de mercado, igual que la de porcino ibérico, de la que los industriales hablan cada vez peor. Y los ganaderos también...

 

Este hecho se debe a varios motivos: el pasotismo de Javier Iglesias por este instrumento, la poca preparación de algunos diputados para fijar precios por no conocer el sector y la profesionalidad de vocales puestos 'a dedo' que carece de validez.

 

1. JAVIER IGLESIAS: ni está... y lo peor es que ni se le espera. Sus actuaciones en el recinto ferial se deben únicamente a las fotos de Salamaq, visitar obras y al periodo electoral para la búsqueda de votos para los diferentes comicios. Y, ahora, con su actividad como senador, este sector está completamente olvidado para él.

 

2. DESCONOCIMIENTO DEL SECTOR: las mesas de cereales y ovino están dejadas al azar y a la suerte o a la capacidad de los vocales para ponerse de acuerdo a la hora de fijar los precios cada semana. O a la opinión del asesor cuando el presidente no sabe qué hacer para no 'quedar mal'.

 

3. VOCALES 'A DEDO': la mitad de los vocales de cada sector están colocados 'a dedo' por la Diputación de Salamanca, por lo que jamás vana a generar conflicto ni defender a conciencia los derechos del sector para no morder así la mano que les da de 'comer'. Uno de los ejemplos es el vocal de la mesa de cereales, José Roque (aspìrante a diputadi) y que jamás lleva la contraria a la Diputación en sus decisiones.

 

Con estas premisas, la Lonja ha dejado de ser una referencia, hecho reconocido por los propios vocales que la forman.