Javier Castaño, estoconazo en la Feria de Abril

Javier Castaño en la Feria de Sevilla

El diestro salmantino ha conseguido sacar una serie limpia al natural al primer toro de este domingo, 17 de abril de 2016, en la Feria de Abril (Sevilla) aunque no ha cortado ninguna oreja.

Castaño ovacionado en Sevilla

 

FICHA DEL FESTEJO

 

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Última tarde de la Feria de Abril. Plaza llena. Toros de Miura.

 

Rafaelillo, ovación tras aviso y oreja. (Lila y oro)

 

Javier Castaño, ovación en su lote. (Blanco y oro)

 

Manuel Escribano, ovación. (Rosa y oro)

 

Se desmonteraron Lipi y Fernando Sánchez tras parear al segundo. 

Regreso a los ruedos del diestro salmantino Javier Castaño. Un albero, el de Sevilla, en su última tarde de toros de la Feria de Abril este domingo, día 17. Castaño de blanco y oro, porque el blanco es naturalidad, como él. Y así, con naturalidad, ha celebrado la ovación que una plaza a 'reventar' le ha dedicado tras superar un cáncer de testículos hace tan sólo dos semanas, eso sí, sin olvidarse de su cuadrilla que también ha salido a saludar por cortesía del torero.

 

Se abrían las puertas de chiqueros y ahí estaba Javier, serio, esperando a que Berenjeno diera su vuelta al ruedo y al que ha recibido a la verónica. Un miura de 606 kilos, cuatreño, nacido en 2011 y con el sello de distinción de la casa. Cárdeno, oscuro y echando las manos por delante, alto, fino y con cuello.

 

Su embestida rebrincada y dando cabezazos ha sido muy incómoda para el diestro que, acostumbrado a la peligrosidad de este encaste, ha sabido llevarlo a su terreno cambiando tandas por la la derecha y al natural. Actitud a destacar de Castaño que probando con la suerte suprema ha dado un pinchazo, intentándolo una vez más dejando un estoconazo, posiblemente y como ha confesado a Canal Plus Toros "uno de los mejores de mi carrera" y de la Feria de Abril. A pesar de esto, no ha conseguido cortar ninguna oreja, pero sí han salido algunos pañuelos y ovación.

 

Llegó el segundo para Castaño, que comenzó su faena con confianza, de forma seria y entregada ante un cinqueño, nacido en 2010, de nombre 'Tobero' y con 547 kilos que nunca rompió en bravo. Faena meritoria, con algún pasaje estimable natural, pero falto de mayor ligazón por la desrazada condición del astado.

 

Gran estocada la del torero que le llevó a una ovación sin premio, ante una plaza de aficionados que ha reconocido el gran esfuerzo realizado por su parte.

 

Noticias relacionadas