Japón abre la puerta para... disfrutar de Salamanca

El príncipe heredero de Japón disfrutó con la Universidad, las calles de la capital y el consitorio salmantino donde recibió un homenaje de la corporación que agradeció así su visita.

Salamanca y Japón ya no tienen fronteras; la entrega de las llaves de la ciudad al príncipe heredero ha sido el mejor homenaje para Naruhito, que pidió, expresamente, visitar Salamanca en su viaje oficial a España.

 

Y así ha sido, porque Salamanca ha recibido al príncipe heredero de Japón con los brazos abiertos y con la satisfacción de mostrar la capital a un país con el potencial del nipón. Con puntualidad británica y una sonrisa de oreja a oreja, aterrizó en la Universidad de Salamanca Naruhito, quien se mostró impresionado por la belleza de una institución académica como ésta, donde cada año cientos de alumnos japoneses acuden a cursas sus estudios.

 

El príncipe heredero de Japón visitó la biblioteca y varias salas de la Universidad, además del claustro donde compartió impresiones con investigadores salmantinos sobre un tema de vital importancia como es el agua en nuestro país y en el propio Japón. Naruhito se quedó impresionado con los incunables que pudo observar en la biblioteca con obras de Francisco Salinas u obras científicas del siglo XVIII, todas ellas bien resguardadas en la biblioteca.

 

Más tarde, el príncipe heredero de Japón tuvo la oportunidad de pasear por las calles de la capital hasta llegar al ayuntamiento, disfrutando del sol de Salamanca y de la Casa de las Conchas o la calle la Rúa, para desembocar en  un escenario tan idílico como la Plaza Mayor.

 

Una vez allí saludó a cientos de compatriotas que le esperaban, algunos bocata de jamón en mano, con el fin de mostrarle su afecto, al que respondió con cariño y acercándose a devolver esa aclamación.

 

Antes de subir al ayuntamiento, a Naruhito le esperaba otra sorpresa y no era otra que una inscripción bajo uno de los arcos bajo el consistorio que agradece y reconoce la presencia de Naruhito y que cada día verán a su paso miles y miles de salmantinos y turistas.

 

Pero el plato fuerte estaba por llegar y fue la entrega por parte del alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, de las llaves de la ciudad, subrayando que el amor por Salamanca de Naruhito, incluyéndola en su visita a España, "es el mayor obsequio que puede entregarnos" dijo.

 

Asimismo, Mañueco indicó que hoy "todo Japón mira a Salamanca gracias a la visita y Salamanca quiere mirar a Japón hoy y siempre. El alcalde terminó sus palabras señalando que desea que Salamanca sea la entrada de Japón en España y por qué no decirlo, también en Europa".

 

Por su parte, el príncipe heredero, Naruhito, señaló que tiene unos recuerdos entrañables de Salamanca porque sabe que cada año son muchos turistas y estudiantes los que pasan por esta ciudad. Finalizó sus palabras dejando sus mejores deseos para que los "vínculos entre Japón y Salamanca se fortalezcan aún más tras su visita".

Noticias relacionadas