James e Irving se agigantan para mantener vivos a los Cavaliers

Brutal actuación de James para evitar que se decidiera el anillo

Habrá sexto partido en las Finales de la WNBA después de que Cleveland Cavaliers se impusiera  en su visita a Golden State Warriors (97-112).

Un triunfo cimentado en las sensacionales actuaciones de LeBron James y Kyrie Irving, cada uno con 41 puntos.

Por primera vez en la historia de las Finales, dos jugadores de un mismo equipo anotaron al menos 40 puntos en un partido, un hito que demuestra la voracidad de las dos estrellas de los Cavaliers, decididas a dar su mejor versión cuando estaban contra las cuerdas en el Oracle Arena.

Tras una primera parte muy igualada que dejó el partido empatado al descanso (61-61), Cleveland completó una gran segunda mitad de encuentro (36-51) y devolvió la eliminatoria a Ohio, donde se disputará el sexto encuentro en la madrugada del jueves al viernes y la afición local empujará para alargar las Finales hasta un séptimo y definitivo duelo.

Los Warriors, que tenían su primera oportunidad de revalidar su anillo de campeones, acusaron la baja del sancionado Draymond Green y sus problemas interiores se multiplicaron con la baja de Andrew Bogut, que solo pudo disputar siete minutos antes de sufrir un golpe en la rodilla. El pívot australiano se someterá a pruebas médicas para ver si puede jugar el sexto partido.

Estas bajas en el juego bajo los aros, sumados a la versión 'terrenal' de Stephen Curry (5/14 en triples), fueron demasiado lastre para los pupilos de Steve Kerr, que tuvieron en Klay Thompson (37 puntos) a su mejor hombre.

En el bando visitantes, LeBron redondeó su arrolladora actuación con 16 rebotes y 7 asistencias, complementándose a la perfección con un inspirado Irving (17/24 en tiros de campo). "Probablemente es una de las mejores actuaciones que he visto en vivo", se rindió James ante su compañero, demostrando que las viejas rencillas están olvidadas en pos del gran objetivo común.