“Jamás seleccionamos niños, no se les puede quitar la ilusión de jugar”

Trata con cariño a todos los equipos, sin dar más importancia a los que están en primera que a los demás. Su objetivo, formar chavales y si valen para el fútbol, aún mejor.
I. C

Nuestro principal objetivo es hacer cantera. Jamás nos planteamos hacer una selección y decirle a alguno que no vale, que no puede jugar al fútbol. No somos capaces de hacer eso. Reconozco que hay niños que al principio no distinguen un balón de una lata de Coca-Cola, pero no hay nada más grato que ver cómo van progresando poco a poco, a veces nos enseñan hasta a nosotros.

Y ven con orgullo que luego venga un club más grande y los fiche...

Por supuesto. De hecho nos ha pasado más de una vez y, mira, si así van a progresar más y van a llegar más lejos, nos parece estupendo, es algo triste por un lado, pero inevitable por otro.
¿Cómo han logrado un número tan importante de entrenadores-delegados?
En ese sentido hemos tenido mucha suerte. Tenemos mucha gente joven alrededor del club e incluso los padres de los chicos se animan a echar una mano. Están todos muy implicados... ¡y eso que aquí no se cobra nada! El club se sostiene gracias a la ayuda de Caja Duero, el Ayuntamiento y las cuotas de los niños. No podemos cobrar de ahí.

¿La meta vuelve a ser tener un equipo en Regional?
Poco a poco, sí. Hace años incluso jugamos la fase de ascenso a Tercera división. El problema es el de siempre: económico. Pero la idea es ésa, sí.