Izquierda Unida presenta alegaciones al "proyecto ruinoso" de Las Malotas

Antonio Moreno (i) y Gorka Esparza, en la sede de Izquierda Unida Salamanca (Foto: I. C.)

"Está pensado por 'ladrilleros' antes de la crisis, ejecutado -o sin ejecutar porque ha sido un fracaso- en los albores de la crisis y de ruina pública en plena crisis económica con el Ayuntamiento de Salamanca como coautor necesario", resume Gorka Esparza.

Izquierda Unida Salamanca se ha unido al PSOE, Equo, Cámara de Comercio y Confaes en la presentación de alegaciones al proyecto municipal de urbanización del polígono de Las Malotas.

 

Así lo han anunciado esta mañana en rueda de prensa Antonio Moreno y Gorka Esparza, en la que han mostrado su sorpresa por la "persistencia de un proyecto que ya se presentó en 2010 y que no obtuvo la respuesta esperada", como apunta Moreno. "Ahora, en 2013 y con la crisis más aguda aún, se vuelve a presentar dividiendo en dos el proyecto y modificando la estrategia de cooperación entre lo público y lo privado, que creemos que es discutible y merece un análisis", añade.

 

"El problema fundamental es el de la conveniencia y justificación de este proyecto, que no está suficientemente acreditado. Lo que no hacen falta son más metros de suelo industrial porque en el área metropolitana de Salamanca hay suelo industrial que duplica con creces lo que se quiere urbanizar en las Malotas", dice Antonio Moreno.

 

"¿A qué obedece entonces esta necesidad sobre todo tras el rechazo que ha sumado por parte de todas las fuerzas políticas, sindicales y empresariales?", se preguntan desde IU Salamanca. "Es un encono sorprendente", asegura.

 

Moreno ha subrayado además, que existe una gran "falta de transparencia y de garantías en un proceso en el que el Ayuntamiento de Salamanca figura como una entidad que adelanta con dinero público la urbanización de unos terrrenos privados haciendo funciones de entidad financiera".

 

Por su parte, Gorka Esparza ha añadido que, "una de las alegaciones presentadas tienen que ver con el nivel de cumplimiento del reglamento urbanístico en lo que se refiere a las cesiones o a si se puede alterar una unidad de actuación en contra de lo que establece el Plan General".

 

Pero añade varias cuestiones que han analizado desde Izquierda Unida y que tienen que ver con la "condición de urbanizador del Ayuntamiento, que justifica que adelanta el peso económico de la carga de urbanizar aunque asegure que luego cobrará un cánon. Eso sí, no hay garantías de que se cobre ese cánon", dice.

 

"Lo más sangrante", según Esparza, "es que todo esto se hace con una modificación del Patronato Municipal de la Vivienda, que se nutre fundamentalmente del Patronato Municipal de Suelo". Tras las modificaciones efectuadas, "ya es función del Patronato Municipal de la Vivienda, además de hacer vivienda, hacer polígonos industriales, lo que no tiene ninguna aceptación por parte de nuestro partido, que considera que habiendo un déficit terrible de vivienda pública y de alquiler, no entendemos qué pinta el Ayuntamiento de Salamanca financiando esta inversión en la que el lucro va a ser fundamentalmente privado", dice Esparza.

 

Por otro lado, Gorka Esparka ha criticado las contradicciones de PP y PSOE, que "del discurso ladrillero han pasado a invertir en crear empleo creando tejido y suelo industrial. Ese discurso fue de IU y organizaciones sindicales en 2002 y 2003, cuando decíamos que había que pinchar la burbuja inmobiliaria", asegura. "Eso era muy bonito hace 10 ó 12 años, pero a día de hoy está 'demodé' . Carbajosa y Villares tienen sus polígonos, Villamayor el Parque Tecnológico y luego van todos los fracasados: Salamanca, Santa Marta o Sancti Spíritus, entre otros".

 

En resumen, Esparza ha querido subrayar que "el ciudadano debe saber que los recursos destinados a Las Malotas no se destinarán a hacer vivienda pública de alquiler, que en Salamanca no hay. En definitiva, Malotas era un proyecto pensado por 'ladrilleros' antes de la crisis, ejecutado -o sin ejecutar, porque ha sido un fracaso- en los albores de la crisis y de ruina pública en plena crisis económica con el Ayuntamiento de Salamanca como coautor necesario", resume el político salmantino.

 

Finalmente Esparza se pregunta: "¿Para qué? o mejor dicho: ¿Para beneficiar a quién? No veo la aguja en el pajar, pero no me creo que sea en aras de un interés general. No se lo cree nadie". "Me da igual de quién sean los terrenos, otra cosa es que es 'vox populi' que una parte sea de alguien relacionado con el 'caso Malaya' y otra, de alguien relacionado con un grupo mediático que afortunadamente no puede controlar lo que se dice y piensa en esta ciudad, le guste o no al señor Díaz", finaliza Esparza en clara alusión al presidente del Consejo de Administración de Gruposa.