IU pide la comparecencia del director general de la Policía para que explique las "listas negras"

Mariscal, Doblas, Sixto y García
Mariscal teme que pasen a manos de la extrema derecha y que ésta se infiltre en la Policía


CÓRDOBA, 7 (EUROPA PRESS)

IU va a pedir la comparecencia en el Congreso de los Diputados del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, para que informe de "cómo, por qué y por orden de quién se han elaborado informes", por parte de la Policía Nacional, sobre la asistencia a manifestaciones o concentraciones de dirigentes y cargos institucionales de IU y de familiares de éstos, a los que habrían incluido en "listas negras" y sin que hayan sido identificados, como corresponde, de forma directa por los agentes.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa en Córdoba el diputado nacional de IU por Valencia, Ramón Sixto, ha afirmado que en la actualidad se vive "un estado de represión generalizada" en toda España, pero que "en Córdoba ha adquirido tintes altamente peligrosos, debido a la actuación del subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, al que se puede calificar de auténtico jefe provincial del Movimiento, que lidera unas brigadas de Información de la Policía Nacional" que se han dedicado a "hacer informes de quién acudía a las manifestaciones, pero sin identificar directamente a las personas, sino identificándolas a través de terceros".

Sixto, quien ha estado acompañado por el senador de IU por la comunidad autónoma andaluza José Manuel Mariscal; la portavoz adjunta de IU en el Parlamento andaluz, Alba Doblas, y el coordinador provincial de IU en Córdoba, Pedro García, ha manifestado que esto supone "un comportamiento inusitado en una democracia".

Así, aunque "es potestad de una administración pública, cuando una manifestación no se comunica y se han producido altercados graves, el proceder a abrir expedientes administrativos que pueden acabar dando lugar a una sanción", pero "lo que no tiene ningún sentido es la práctica que se está realizando en Córdoba, igual que en Madrid" y que ha llevado a IU a presentar "una querella contra la delegada del Gobierno en Madrid", es que "sistemáticamente se estén imponiendo multas a las personas que participan en una manifestación o en una concentración, por el simple hecho de que no ha sido comunicada, ya que la no comunicación no ilegaliza una manifestación o una concentración".

Ello, según ha aclarado el diputado de IU, "podrá dar lugar a la imposición de sanciones, pero solo si se causa un perjuicio a terceras personas, se altere el orden público o se viole alguna otra cuestión contemplada en la legislación vigente, pero el simple hecho de la no comunicación no convierte a una manifestación o concentración en ilegal".

A pesar de ello, en Córdoba y "sin justificación legal alguna", el subdelegado del Gobierno "está imponiendo deliberadamente multas a las personas que han participados en manifestaciones y concentraciones absolutamente pacíficas, en las que no ha habido ningún altercado o problema que lleve a imponer una sanción, pero se les han impuesto y, además, con carácter grave", por cuantías de hasta 300 euros, obviando que "prima el derecho constitucional a la manifestación".

Incluso, algunas de las personas sancionadas "han sido amenazadas por la Policía por haber participado en la huelga general", según los testimonios que han hecho llegar a IU, organización desde la que se hará una nueva batería de preguntas sobre las "listas negras" al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, a la vez que se pedirá la comparecencia del director general de la Policía.

"EXTREMA DERECHA"

Por su parte, el senador de IU y secretario general del PCA, José Manuel Mariscal, ha dicho que le "preocupa que estas listas negras que se están elaborando por parte de la Policía, con ordenes políticas (del Gobierno del PP), pasen a ser listas negras en manos de la extrema derecha".

Igualmente le preocupa a Mariscal "esa confusión que se puede ir produciendo por infiltración permanente de la extrema derecha, pues esa es su forma de hacer las cosas, en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado".

A juicio de Mariscal, "esta estrategia de acoso pretende llevar a la desmovilización" de los ciudadanos, pero, según ha subrayado, eso les dará más fuerzas, de modo que "no conseguirán sacar de la calle" a quienes ya se manifiestan.