Isabel de Ocampo llega a los Goya después de poner "corazón y vísceras"

Isabel de Ocampo

"No puede haber un único parámetro para calificar las películas, porque perderíamos mucho de nuestro cine", subraya.

EUROPA PRESS

 

La Academia de Cine ha acogido este martes a los cuatro finalistas al Goya a la Mejor Dirección Novel: Enrique Gato, por 'Las aventuras de Tadeo Jones'; Paco León, por 'Carmina o revienta'; Isabel de Ocampo, por 'Evelyn'; y Oriol Paulo, por 'El cuerpo'. En este encuentro han hablado sobre su primera experiencia tras la cámara, los nuevos modelos de distribución y el futuro del cine en España, entre otros temas.

 

   A falta de menos de tres semanas para la celebración de la gala de los Premios Goya, Paco León ya tiene en mente una segunda parte de su ópera prima. "Lo que tengo en la cabeza es la continuación de 'Carmina o revienta'", ha manifestado el actor y director, quien admite que, tras haber disfrutado tanto tiene "ganas de más".

 

   León procede del mundo de la interpretación. Sin embargo, para su "sorpresa", ha visto cómo su trabajo "tiene continuidad en la dirección". "Es como actuar, como dar vida a un personaje, pero a través de todos los papeles. Creo que voy a repetir", ha dicho.

 

   Respecto al modelo de distribución que impulsó con 'Carmina o revienta', el actor ha señalado que "es necesario replantearse los modelos establecidos", desde la "manera de producir --porque no hay subvenciones-- hasta la forma de distribuir", ya que en breve "internet será una de las maneras de ver películas". "La gente ve cine, otra cosa es que paguen. Poquito a poco", ha indicado.

 

   A pesar de la coyuntura económica, León piensa que este también es "un momento emocionante", ya que "están pasando muchas cosas a nivel mundial", como es la revolución digital. "Películas como 'Carmina o revienta' o 'Evelyn' son posibles gracias a las nuevas tecnologías. Antes todo se encarecía y era difícil hacer una película", sostiene.

 

LA AMENAZA DE LA TAQUILLA

 

Isabel de Ocampo llega a los Goya con 'Evelyn', un filme que aborda la trata de blancas, en el que además de poner "corazón", la directora confiesa haber puesto sus "vísceras". Para la cineasta, es necesario entender la doble perspectiva del cine, es decir, no solo las películas que buscan el entretenimiento y triunfar en taquilla, sino también el resto de producciones.

 

   "No puede haber un único parámetro para calificar las películas, porque perderíamos mucho de nuestro cine", subraya. Además, ha puesto de manifiesto el bajo porcentaje de las películas dirigidas por mujeres, apenas un 93 por ciento que incide en el contenido que se muestra. "Es sano que haya pluralidad y que todo el mundo tenga la oportunidad de hablar", ha dicho.

 

   En este sentido, Oriol Paulo ha indicado que "el cine es cine y ha de sobrevivir sin etiquetas". "Es un esfuerzo de todos el hecho de que siga existiendo. Está hecho para el espectador y hay infinidad de espectadores. No se puede dejar a nadie fuera de la sala", reflexiona el director de 'El cuerpo'.

 

EL FUTURO PASA POR LA ANIMACIÓN

 

Los cuatro directores compiten por películas de géneros muy diferentes, con un trabajo tras los bastidores que ha reunido a profesionales muy diferentes, con formas de distribución dispares. Además, provienen de mundos que, aunque están unidos por la cinematografía y el entretenimiento, funcionan a diferentes niveles.

 

   En el caso de Enrique Gato, artífice de 'Tadeo Jones', una de las películas más taquilleras en 2012, que ha alcanzado los 18 millones de euros y ha sido vista por dos millones de espectadores, cuenta que llegó a crear esta historia casi de forma casual. "Este personaje nació de la forma más accidental del mundo, fue una prueba para hacer animación; después llegó un corto y luego la película", relata.

 

   En este sentido, espera un futuro esperanzado, especialmente en el campo de la animación. "Hemos terminado de abrir ese melón que se empezó a destapar hace muchos años. Dentro del poco cine de animación que se hace en España hay un gran porcentaje de películas que tienen la visibilidad internacional que tanta falta hace", ha indicado.

 

   De hecho, su filme es la primera película española con estreno en China, donde ha sido lanzada con más de 2.000 copias. En su recorrido internacional, también cuenta con exhibición en varios países europeos, Rusia, Corea del Sur, India y Tailandia, entre otros.

 

   Según los datos revelados en el Libro Blanco de la Animación, presentado hace unos días, este sector sumó en 2011 casi 730 millones de euros en facturación y aglutinó 8.600 empleos, de los cuales 5.150 fueron directos. Para 2017, se estima que la cifra alcance los 21.000 puestos de trabajo. Además, la directora general de Política e Industrias Culturales y del Libro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Teresa Lizaranzu, anunció que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) destinará ayudas para la animación.