"Irregular y de calidad" definen una cosecha de cebada que ya supera el ecuador de la recolección

Las previsiones sobre el precio del trigo indican un nivel que oscilará entre los 190 y los 200 euros por tonelada.

Los agricultores de la provincia de Salamanca siguen inmersos en una recolección de cereales que puede calificarse en dos palabras básicas: "irregular y de calidad". Al menos eso es lo que indican los propios profesionales a la hora de referirse a la misma y valorar su situación actual.

 

En primer lugar, la cebada presenta una irregularidad dependiendo de las zonas de la provincia, siempre con más rendimientos los terrenos más fértiles y con menos las localidad que poseen peores suelos y que no aguantaron bien las lluvias de los meses de invierno.

 

Así, para la cebada se esperan entre 2.000 y 2.500 kilos por hectárea, por debajo de lo previsto en las 'zonas malas' y un poco por encima en las superficies más propicias para el cereal. "En esta ocasión, las tierras que mejor han aguantado el agua son las que cuentan con un mayor nivel de producción que las que no lo hicieron y eso se nota", asegura Vicente de la Peña, agricultor de la comarca de Peñaranda.

 

"Eso sí, la calidad es mejor, el grano es más gordo, aunque eso no signifique que haya mucha más producción", destaca, al tiempo que reconoce que se ha podido cosechar más del 50% de la superficie total.

 

Por otro lado, en lo que se refiere al trigo, De la Peña augura unas previsiones similares que en la cebada en la irregularidad de las distintas zonas pero con un poco más de producción. Hasta el momento se ha cosechado una superficie reducida, "en torno al 5%" y será en unos días cuando las máquinas funcionen a pleno rendimiento en los campos de la provincia de Salamanca.

 

Además, y según las previsiones de varios profesionales salmantinos, el precio del trigo, que cotizará dentro de menos de dos semanas, oscilará entre 190 y 200 euros por tonelada, mientras que la cebada comenzó a 180 euros, "precio de mercado".