Inyección de autoestima para Perfumerías Avenida pese a la derrota

Marta Xargay, en una acción durante el partido disputado en Estambul

Perfumerías Avenida no pudo ganar allí donde hace más de cuatro años nadie lo ha hecho, pero estuvo cerca. El equipo salmantino cayó ante Fenerbahçe, 66-63, recuperando las mejores sensaciones ante uno de los gigantes europeos. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

66 FENERBAHÇE (18+11+26+11): B. Vardarli (4), T. Palazoglu (0), Q. Hollingsworth (4), T. Charles (25), A. McCoughtry (16) -cinco inicial-, Bibrzycka (11), Canitez (4), Bojovic (0), Ndour (2).

 

63 PERFUMERÍAS AVENIDA (14+17+18+14): Marta Fernández (8), Marija Rezan (17), Marta Xargay (12), Shay Murphy (10), Angela Robinson (11) -cinco inicial-, Paola Ferrari (2), Mariona Ortiz (2), Blé (1). 

Pisar una cancha como la de Fenerbahçe, ante un rival que suma más de 25 partidos seguidos sin perder como local y tener enfrente a jugadoras como McCoughtry, Charles, Bibrzycka es una de esas cosas que te ofrece la Euroliga femenina y que hay que saber disfrutar. Lejos de caer en el victimismo son partidos para que las jugadoras saquen lo mejor de si, conscientes de que hay poco que perder y más si, como sucede con este Avenida, hay calidad suficiente para al menos plantear un partido complicado.

 

Esa era la intención y eso fue lo que consiguió el equipo salmantino pese a que el comienzo del choque no aventuraba nada bueno. Le costó entrar en juego al equipo salmantino que acumuló tres minutos sin anotar y vio como las locales, apoyadas en la excelsa Tina Charles, cogían una primera renta, 8-0. Tras el tiempo muerto solicitado por Miranda, el equipo se tranquilizó en ataque y comenzó a mover con más calma el balón, buscando a Rezan por dentro u optando por lanzamientos de media distancia de Xargay.

 

Así, poco a poco, el partido se fue igualando hasta finalizar el primer cuarto con un 18-14 favorable a Fenerbahçe. El mismo problema se repitió sin embargo en el inicio del segundo parcial. Avenida, trabajaba bien atrás incomodado todo lo posible los lanzamientos de su rival, pero no encontraba la fórmula para anotar. Durante cuatro minutos y medio, y hasta que Blé metió un tiro libre, las azules no vieron crecer su casillero y para entonces Fenerbahçe ya había alcanzado su máxima, 24-15. 

 

Pero fue tras un nuevo tiempo muerto cuando Perfumerías Avenida sacó su mejor versión. Si estuvo bien atrás, con constantes ayudas y mucho movimiento en las líneas de pase, en ataque llegaban los puntos de Murphy, Fernández y, sobre todo, una excelente Marija Rezan, que dominaba bajo los aros y que en el último minuto de ese primer tiempo lograba situar por primera vez por delante a Avenida gracias a un 2+1. Al descanso el 29-31 permitía ver más de una sonrisas entre las huestes azules.

 

El baloncesto que se vio a la vuelta del descanso fue de los que cualquier buen aficionado disfruta. Un toma y daca constante con Fenerbahçe cargando el juego sobre la que, sin duda, es su arma más determinante Tina Charles y con Avenida jugando de manera coral y recordando los mejores minutos de la temporada en ataque.

 

Angel McCoughtry anotó 16 puntos 

 

El problema era mantener un ritmo así y más cuando las faltas empezaron a caer del lado visitante, con oportunidad de ir una y otra vez a las locales al tiro libre, mientras que el criterio en la zona turca era algo más laxo y además la zona planteada por las locales planteaba más problemas al ataque de Avenida. Así abrió una pequeña brecha Fenerbahçe ya en los últimos dos minutos de ese tercer parcial, aunque sin irse más allá de los seis puntos. 

 

No renunciaba a sus opciones el equipo salmantino y su rival se aplicaba atrás, las azules se pusieron aun más en serio a la tarea y así, a cinco minutos del final y tras dos lanzamientos desde el tiro libre de Robinson, el partido se igualaba a 55. 

 

A tres del final, con 61-59 en el marcador, Bibryzcka clavó un triple y después robó un balón que permitió anotar fácil a Charles. No le quedaba otra a Miranda que solicitar tiempo muerto con una desventaja de siete puntos que cobraban la entidad de un monte difícil de escalar. 

 

Lo intentó el equipo hasta el último instante, buscando opciones en un tiempo muerto, con cinco puntos de desventaja, 66-61, pero no pudo ser. Esa actitud, esa intención por perseguir el triunfo hasta el último instante es la mejor lección que Avenida se trae de Estambul. Toda una inyección de autoestima pese a la derrota. 

Noticias relacionadas