Investigadores del IBMCC de Salamanca, protagonistas de un avance mundial para tratar los linfomas foliculares

El trabajo, que va a ser publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America' ('PNAS'), analiza los mecanismos patológicos que explican el desarrollo de cualquier linfoma.

Investigadores del Centro de Investigación del Cáncer-Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer (IBMCC) de Salamanca, de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y de la Universidad de Nebraska (Estados Unidos) han descrito el patrón genético del linfoma folicular y su evolución, mediante el análisis filogenético de una serie de biopsias tumorales.

  

El trabajo, que va a ser publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America' ('PNAS'), analiza los mecanismos patológicos que explican el desarrollo de cualquier linfoma, un avance "muy relevante" si se tiene en cuenta la "enorme complejidad" del sistema linfoide debido a su localización en el cuerpo y a la implicación en el mismo de un "gran número" de líneas celulares y de mecanismos moleculares.

  

Concretamente, el linfoma folicular es uno de los más de veinte linfomas no Hodgkinianos, un cáncer incurable con los actuales tratamientos y que tiene una evolución clínica caracterizada por recaídas tras las terapias. Además, desde el punto de vista genético, se basa en la translocación del protoncogén B12 y de genes implicados en la modificación de la cromatina.

 

IDENTIFICAN GENES MUTADOS EN EL 96% DE LOS TUMORES

  

En este sentido, los investigadores han logrado identificar genes mutados en el 96 por ciento de estos tumores, y han confirmado en el 76 por ciento dos o más genes modificadores de cromatina gracias al análisis de células tumorales aisladas. Además, mediante el análisis de biopsias de 22 personas, han definido la jerarquía de las mutaciones somáticas aparecidas durante la evolución del linfoma folicular.

  

Ahora bien, entre todos los genes mutados analizados en el estudio, destaca el gen 'CREBBP' debido a que su mutación es temprana y contribuye a evitar la vigilancia inmunológica. Y es que, el desarrollo de un cáncer no sólo implica cambios en el crecimiento incontrolado de determinadas células, si no que también implica que las células cancerígenas no sean reconocidas por el sistema inmunológico.

  

Por este motivo, tal y como señala la investigación, 'CREBBP' permite explicar el mecanismo de evolución del linfoma folicular y puede ser una "buena" diana terapéutica para el desarrollo de nuevos fármacos.