Intxausti resiste en el infierno

Foto: Press Movistar Team

El jefe de filas de Movistar Team mantiene su plaza en el 'top ten' tras una dantesca jornada que tuvo que ser reducida por el mal tiempo, que podría modificar la etapa de mañana.

En una jornada 'invisible' -ante la imposibilidad de volar de los helicópteros, no hubo imágenes de TV hasta las cámaras fijas de meta-, los supervivientes del Giro 2013 se han enfrentado a una dantesca 14ª etapa marcada por el frío, la permanente lluvia e, incluso, la nieve. Las inclemencias meteorológicas han obligado a la organización a eliminar la ascensión a Sestriere (2ª, a 40 km de meta en el recorrido original) aumentando el kilometraje hasta 180 y manteniendo el previsto final en Bardonecchia, sobre la cima del Jafferau (1ª categoría).

 

Hasta los siete kilómetros de la subida definitiva llegó con más de 4 minutos la fuga de cuatro ciclistas que protagonizó la etapa -con los italianos Paolini, Colbrelli, Pietropolli y Trentin-, cuyos últimos supervivientes sólo pudieron ser alcanzados en los dos kilómetros finales. En el grupo de elegidos, el ataque final de la maglia rosa, Nibali (AST), le permitía llegar destacado junto a Santambrogio (VIN), vencedor del día. Por detrás, un rosario de corredores ente los que Beñat Intxausti mantuvo el tipo -17º en la etapa, a 1'24''- para resistir su privilegiada posición (10º, ahora) en el top-ten.

 

El mal tiempo reinante en la zona alpina podría obligar a modificar notablemente la 15ª etapa de mañana con el final previsto en la cima del Galibier. Tanto el coloso galo -precedido del Télégraphe (2ª)- como el Mont Cenis (1ª) están en riesgo a causa de la nieve sobre las carreteras y de los posibles aludes derivados de la misma. El recorrido definitivo no será anunciado hasta el propio domingo por la mañana, siendo el originalmente propuesto de 149 km con salida en Cesana Torinese.